El presidente de Cs, Albert Rivera, este miércoles en el Congreso de los Diputados/ El Supremo deberá decidir si imputa a Casado tras admitir varios alumnos los tratos de favor en los máster de la URJC - EP/ Vídeo: AT

Rivera, Iglesias y Narbona defienden que un plagio debe conllevar la dimisión

Sánchez insiste en que su tesis está publicada cumpliendo la legalidad vigente

Pedro Sánchez cometió plagio en su tesis doctoral

MadridActualizado:

Pocas veces Podemos, Ciudadanos y el PSOE están de acuerdo. Pero en lo que rodea a la ejemplaridad del cargo público van a una: los grupos coinciden en que el plagio no es admisible en la vida política y debe conllevar la dimisión. Ayer lo advirtió el presidente de la formación naranja, Albert Rivera, en la primera sesión de control al Gobierno tras el verano. Rivera utilizó su cara a cara con Sánchez para recordar el cese de la exministra de Sanidad, Carmen Montón, por «plagiar, copiar y hacer trampas» y le exigió que ponga su tesis doctoral a disposición de todos los españoles. «Le pido que para disipar cualquier duda, haga usted pública su tesis. Acabemos con la sospecha y la duda razonable», reclamó a Sánchez. Con un mensaje muy parecido, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reclamó la tarde anterior la salida de Montón a través de su cuenta en Twitter. «La dignidad de la universidad pública no puede soportar otro máster fraudulento y menos una tesis copiada. La dimisión debe producirse ipso facto. Este Gobierno no puede parecerse al PP», defendió.

Y fuera del Parlamento, la propia presidenta del PSOE, Cristina Narbona, coincidió con ellos en que Montón actuó correctamente porque «ante cualquier sospecha, hay que asumir responsabilidades». Destacó su cese como un «gesto que demuestra que este Gobierno es consciente de la necesidad imperiosa de regenerar la vida democrática» e hizo hincapié en que «lo que tiene valor» es que «en tan solo 48 horas» se resolvió la situación.

Sesión embarrada

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, hizo hincapié en diferenciar su caso del de Montón. «No tiene nada que ver», dijo parafraseando a la propia ministra y asegurando que «no todos los casos son iguales». «En este caso hubo una supuesta falsedad de documento público que probablemente haya precipitado su dimisión», afirmó.

La primera sesión de control del curso político sirvió en bandeja un tenso cara a cara entre Sánchez y Rivera precisamente por la tesis doctoral del primero. Además de pedir su publicación, el líder de Ciudadanos subrayó las «dudas razonables» que rodean a la misma y acusó al presidente de «ocultarla». El jefe del Ejecutivo, en tono bastante ácido, le contestó que su tesis ha sido publicada según la legislación vigente y le reprochó que no se prepare las preguntas.

Le criticó por utilizar el turno de preguntas como «lodazal» político y, aunque siguió hablando, el resto de su respuesta fue inaudible porque había consumido su tiempo y su micrófono fue apagado. Aún así, Sánchez insistió en hacer uso del turno de palabra hasta que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le pidió que cejara en su empeño porque su tiempo se había consumido. Según el diputado de Cs Toni Cantó, Sánchez señaló de manera amenazante a Rivera y le dijo «os vais a enterar» al final del turno.

Antes de llegar al espinoso asunto de la tesis de Sánchez, los cuchillos volaron entre ellos. Rivera arrancó su turno preguntando al presidente qué teme para vetar la ley de mejora de las universidades, una iniciativa impulsada por Cs que obligará a hacer públicas las tesis doctorales. La cuestión era completamente distinta a la registrada por el líder de Ciudadanos y, por tanto, el jefe del Ejecutivo era libre de no responderla según el Reglamento del Congreso.

Sánchez elogia a Montón

Pero Sánchez quiso entrar en el cuerpo a cuerpo y replicó a Rivera elogiando a la exministra de Sanidad, Carmen Montón, por haber elegido «el camino de la ejemplaridad» y de la «responsabilidad política» que «a otros les cuesta», en alusión a Casado. «Ayer fue un día complicado en lo personal y difícil porque he perdido una amiga como ministra que estaba haciendo una extraordinaria labor», continuó, antes de echar en cara a Rivera que la regeneración supone también no apoyar a un Gobierno implicado en casos de corrupción y que, si fuera por su voto, Mariano Rajoy sería siendo presidente del Gobierno. Esta frase irritó al líder de Ciudadanos.

Sánchez también aprovechó para echarle en cara el cambio de criterio de Cs en el uso del veto presupuestario. «Cuando apoyaba al anterior Gobierno bien que vetaba leyes en la Mesa del Parlamento. Ahora, en cambio, parece que es bastante escrupuloso», espetó. Y justificó el veto del Gobierno a la citada ley por una «suerte de incapacidad jurídico técnica» del grupo naranja para presentar sus iniciativas en el Parlamento.

Antes del tenso cara a cara entre ambos, Pablo Iglesias aprovechó la dimisión de Montón para incrementar la presión sobre el presidente del PP. «La pelota está en el tejado de Casado. Enseñar el trabajo final de máster es decir viva el Rey», reclamó. El secretario general de Podemos desveló también que el martes habló con el presidente del Gobierno para comunicarle el malestar de su partido con el asunto del máster de Montón e insistió en la necesidad de proteger la dignidad de la universidad pública.

Tras el encontronazo en el Pleno, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, insistió en las dudas que genera el máster de Sánchez. A su juicio, el presidente ha demostrado «nerviosismo» y «ha perdido los papeles» cuando el líder de Cs le ha preguntado por su tesis. A los de Rivera no les basta con que la tesis de Sánchez esté publicada en la base de datos de tesis doctorales, Teseo, sino que defienden que debería ser pública y accesible «para disipar todas las dudas».