Albert Rivera, presidente de Ciudadanos
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos - EP

Rivera acusa al Gobierno de «intentar cambiar el criterio» de los jueces del «procés»

Cs censura a Sánchez por ejercer de «abogado defensor de Junqueras» y le exige que «saque sus zarpas de la Justicia»

MadridActualizado:

Albert Rivera ha denunciado la «injerencia intolerable» del Gobierno sobre el poder judicial al pronunciarse sobre los delitos de los que juzgará el Tribunal Supremo a 18 dirigentes políticos catalanes por impulsar el «procés». Directamente, Rivera ha acusado al presidente, Pedro Sánchez, de «intentar modificar la voluntad» de los jueces para «cambiar el criterio» sobre si hubo o no rebelión en el proceso que desembocó en la declaración unilateral de independencia en Cataluña hace un año. Y le ha exigido que «saque sus zarpas de la Justicia».

El líder de Ciudadanos cree que Sánchez ejerce de «abogado defensor de Junqueras» porque necesita del apoyo de los partidos independentistas para aprobar los Presupuestos y continuar en La Moncloa, lo que ha considerado una «humillación al pueblo español» y a los propios jueces y fiscales que defienden el Estado de Derecho en Cataluña ante el acoso de los más radicales separatistas.

Prueba de ello, sostiene Rivera, es que en mayo Sánchez, entonces líder de la oposición, definió claramente como «rebelión» el golpe separatista en Cataluña, aunque avisó de que no encajaba bien con lo recogido con el Código Penal, por lo que este debía reformarse. Hoy, desde La Moncloa, el presidente sugiere que no puede considerarse que mediara violencia en el proceso independentista y varios de sus ministros se han pronunciado en contra de la prisión provisional que cumplen Junqueras y otros encausados.

«Es intolerable que en democracia el Gobierno intente modificar la voluntad del poder judicial», ha afirmado este viernes Rivera antes de participar en un acto de Ciudadanos en Madrid. «Deje de hacer de abogado defensor de Junqueras, ya basta de humillaciones al pueblo español», ha reclamado al presidente tras denunciar «presiones» a los jueces del «procés».