efe

El Congreso aprueba la reforma de la Constitución que fija un techo de gasto público

Con 316 votos a favor y 5 en contra sale adelante la segunda reforma en nuestra historia de la Carta Magna en la Cámara Baja. Varios diputados de grupos minoritarios han abandonado antes de la votación

madrid Actualizado:

El Congreso ha aprobado con 316 votos a favor (PSOE, PP y UPN) y 5 en contra (CC, UPyD y dos del PSOE, uno del ex sindicalista Antonio Gutiérrez y otro de José Manuel Bar Cendón) la reforma del artículo 135 de la Constitución. No han votado, pese a estar en sus escaños, los 10 diputados de CiU ni los seis del PNV. Gaspar Llamazares (IU) ha permanecido en su asiento, mientras que los diputados de ERC, ICV, BNG y Na-Bai salieron del hemiciclo antes de iniciarse las votaciones. [ Narración en directo]

El texto sale del Congreso tal y como entró, con la única excepción de una matización sugerida por el presidente del Congreso, José Bono, que ha sido aceptada por unanimidad por la Cámara, y es que el párrafo tercero del artículo 135.3 pasa de ser "... en relación al PIB del Estado" a "... con relación al PIB del Estado".

CiU opta por no votar

Los nacionalistas catalanes finalmente optaron por no participar en la votación, igual que han hecho tanto Izquierda Unida como el PNV. PSOE y PP no han logrado sumar los apoyos de los nacionalistas catalanes pese a que antes de la votación, ofrecieron a CiU unas enmiendas transaccionales, según anunció antes de entrar en la Cámara la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Saénz de Santamaría.

Durante media hora se han sucedido las imágenes de «mercadero» dentro del hemiciclo, con diputados del PP frente a Zapatero y Salgado intentando llegar a un acuerdo sobre las enmiendas de CiU. Además, Salgado y Rajoy han intercambiado pareceres a la vista de todos, y finalmente los portavoces de PP y PSOE se han acercado hasta Duran Lleida para presentarle el texto de consenso sobre tres de sus enmiendas. El portavoz de CiU no ha mostrado ningún entusiasmo y luego tildaría la última propuesta de PP y PSOE de «enmiendas técnicas» sin mayor importancia.

Las últimas enmiendas ofrecidas por PSOE y PP a CiU no han podido votarse, ya queGaspar Llamazares se encargó de vetar su votación, algo que puede hacer cualquier diputado cuando se trata de modificaciones de última hora presentadas sobre la marcha.

El texto propuesto por los dos grandes partidos a los nacionalistas catalanes planteaba que los parlamentos autonómicos puedan solicitar directamente al Congreso autorización para superar el límite de déficit en casos "excepcionales, como en catástrofes naturales".

Durante el debate, todos los grupos parlamentarios, excepto PP, PSOE y UPN, han rechazado la reforma a la Constitución y han criticado el veto presentado este jueves a la mayoría de enmiendas presentadas. La diputada de UPyD, Rosa Díez, quien ha acusado al PP-PSOE de «expropiar» la Constitución, ha anunciado que su grupo recurrirá al Constitucional.

Por su parte, los portavoces del PP y PSOE han defendido la reforma como la solución para salir de la crisis económica. Soraya Saénz de Santamaría ha alegado que se trata de «la respuesta desde el consenso» y ha recordado que el líder de su partido, Mariano Rajoy, ya propuso esta misma medida hace un año.

En su turno, el portavoz socialista, José Antonio Alonso, ha justificado el proyecto para que España afirme su «solvencia como país». «No no podemos permitir deber en exceso, porque si ello ocurre tendremos que trabajar para pagar los intereses que debemos y no podremos hacer lo propio de los socialistas: invertir en medidas sociales», ha puntualizado.

Segunda lectura en el Senado

Tras el respaldo de más de tres quintos del Congreso, la Proposición de Ley con la reforma de la Constitución se ha remitido al Senado, para su segunda lectura. Si la Cámara Alta introduce cambios, el texto volverá al Congreso, si no, quedará aprobado definitivamente.

Una vez que salga adelante, los parlamentarios tendrán quince días de plazo para intentar que se convoque un referéndum, aunque para ello tienen que conseguir el apoyo del 10 por ciento de los diputados o de los senadores.

Con esta reforma del artículo 135 de la Constitución, se aprobará una ley Orgánica antes del 30 de junio de 2012, donde se incluyan los límites de déficit estructural para las administraciones públicas, que en todo caso entrarán en vigor a partir de 2020.