Mariano Rajoy muestra las cifras de la evolución económica de España a Bieito Rubido, director de ABC, y a Montserrat Lluis, subdirectora, al final de la entrevista
Mariano Rajoy muestra las cifras de la evolución económica de España a Bieito Rubido, director de ABC, y a Montserrat Lluis, subdirectora, al final de la entrevista - MATÍAS NIETO/JAIME GARCÍA

Rajoy, sobre su futuro: «Creo que quedan cosas por hacer, y tengo ganas. Voy a dar la batalla»

El presidente del Gobierno en funciones esgrime con orgullo las tablas que acreditan el vuelco que en cuatro años su Gabinete ha dado a las maltrechas cuentas de España

MadridActualizado:

Reconozcan o no sus éxitos, a pocos españoles se les escapa que una de las obsesiones de Mariano Rajoy es la economía. Esgrime con orgullo las tablas que acreditan el vuelco que en cuatro años su Gabinete ha dado a las maltrechas cuentas de España. Los índices de confianza, el paro, la prima de riesgo... Lo que ya sorprende un poco más, sin embargo, es escucharle hablar con los mismos criterios de austeridad y eficiencia de su economía doméstica. El presidente en funciones cuenta satisfecho el «chollo» que encontraron sus hijos este mismo mes de febrero para viajar a Nueva York «por menos de 500 euros». [Lee aquí la primera parte de la entrevista a Mariano Rajoy]

Está al tanto de los temas domésticos. Mientras camina a paso ligero por las escaleras y jardines de La Moncloa, habla con naturalidad de «Viri», su esposa; de su padre, «lector de ABC»; de lo mal que lleva el frío... Una naturalidad que, no obstante, poco tiene que ver con la que de un tiempo a esta parte recorre las Cortes.

–¿Qué pasa por la cabeza de Rajoy cuando

–Yo no juzgo a nadie, aunque nunca me verán hacer determinadas cosas. Creo en la política, llevo muchos años en ella. La política es necesaria, porque estamos hablando de gobernar, de lo que le importa a la gente. Hay quien me dice que yo no he hecho política. Porque me he tenido que ocupar de que España no fuera rescatada, pero esa es la buena política, la que persigue los intereses del ciudadano. Desgraciadamente, ahora hay bastante más espectáculo. Frases hechas, palabras que se ponen de moda. Fíjese en «el postureo», por ejemplo.

«Desgraciadamente, hoy se hace bastante más espectáculo que política. Y se lee poco en España»
Mariano Rajoy

–El presidente tiró de diccionario este miércoles para

–Uno de los problemas de España es que se lee poco. Realmente, conviene conocer la historia, la literatura y la lengua de este país. Yo intento trabajarme los discursos, porque el Parlamento no es una tertulia, las intervenciones quedan registradas en el diario de sesiones y yo intento, aunque modestamente, que las mías tengan un mínimo de nivel. Hay quien lo critica, pero a mí me parece una señal de respeto a mis oponentes y a los ciudadanos.

–Y ante este panorama, ¿no ha sentido alguna vez la tentación de marcharse y dejar a esta España tan ingrata con sus problemas e ignorancias? ¿Merece la pena aguantar tanto linchamiento?

–Pues le voy a decir algo: creo que todavía quedan cosas por hacer. Y tengo ganas, con franqueza. Sí, han sido cuatro años difíciles, pero la tarea no está terminada. Voy a dar la batalla.

–¿Ha pasado muchas noches en vela? ¿La procesión va por dentro tras esa imagen de tranquilidad que muestra?

–He pasado momentos malos. Fue muy malo el año doce, por la gran amenaza de rescate. Había que resistirse como gato panza arriba, y había muchas presiones. Si se repasan las hemerotecas, alguno se puede sorprender. Fue una de las etapas más complejas y difíciles. La prima de riesgo llegó a estar en 600 puntos básicos, el bono a diez años al 7%, cuando hoy está en uno y algo. Fue demoledor, mucha gente presionaba y muy duramente, pero aguantamos y gracias a eso hoy estamos creciendo a buen ritmo y creando empleo.