Mariano Rajoy, a su llegada al aeropuerto de Hamburgo
Mariano Rajoy, a su llegada al aeropuerto de Hamburgo - EFE

Rajoy llega a Hamburgo para participar en el G-20 más conflictivo

El presidente del Gobierno defenderá, junto a sus socios europeos, el libre comercio y el Acuerdo de París contra el cambio climático frente a la postura de Donald Trump

Enviado especial a Hamburgo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha llegado esta tarde a Hamburgo, para participar en el G-20, que está marcado por las fuertes medidas de seguridad y las manifestaciones de protesta, bajo el lema «Bienvenidos al infierno». Rajoy, que estuvo la semana pasada en Berlín para aunar fuerzas con sus socios europeos, defenderá la línea marcada por la anfitriona, Angela Merkel, para impulsar el libre comercio y el Acuerdo de París contra el cambio climático, frente a la postura adoptada por Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos ha aterrizado poco antes de las 16.00 horas en Hamburgo, y por la tarde tenía previsto reunirse ya con la canciller alemana, para buscar un acercamiento en los dos asuntos principales de esta cumbre que causan más discrepancias entre las potencias, el libre comercio y el cambio climático. El presidente del Gobierno de España ha aterrizado pasadas las 19.30 horas.

Más de 19.000 agentes de policía, apoyados por una decena de helicópteros, botes y buzos en el río Elba, se han desplegado en la ciudad del norte de Alemania para garantizar la seguridad de las 36 delegaciones internacionales que participarán en la cumbre del G-20.

En un comunicado, el Gobierno de España asegura que Rajoy apoya «con carácter general, el enfoque y la agenda marcada por la presidencia alemana y, al igual que sus socios europeos, abogará por un mensaje claro y conciso en torno a los mismos en un comunicado final».

«Para la mayoría de los países que forman parte del G-20, incluyendo sobre todo los países europeos y España, los temas de comercio y de lucha contra el cambio climático son especialmente relevantes», afirma el Gobierno.

Pero Rajoy acude a la principal cita de los líderes mundiales con unos datos económicos que avalan la buena marcha de la economía española, sobre todo después de la revisión al alza del crecimiento previsto para este año, situado ahora en el 3 por ciento, lo que confirma ante las grandes potencias que la crisis de España quedó atrás y ya no tiene nada que ver con aquella situación de la cumbre del G-20 de 2012 en Los Cabos.