Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura
Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura - ABC

Entrevista a Guillermo Fernández Vara«Quiero una candidatura de unidad para evitar el choque de trenes en el PSOE»

Avisa a Susana Díaz que no serían buenas unas primarias entre ella y Sánchez, pero él dice que no es tercera vía

MadridActualizado:

Su hijo periodista se llama como él, Guillermo, y le ha escrito una biografía política prologada por Alfredo Pérez Rubalcaba. A Fernández Vara no le faltan mimbres para postularse como el secretario general de consenso que buscan muchos en el PSOE a fin de evitar el enfrentamiento en las urnas entre el exsecretario general y la presidenta de Andalucía. Pero el extremeño no se ve y además, insiste, no es momento de nombres sino de poner los problemas de los españoles por delante de las cuitas. Dice que está trabajando en ello... A veces con silencios más "expresivos" que palabras.

-Hoy (jueves) se aprueban en el Congreso la subida del 8 por ciento en el salario mínimo, que los ayuntamientos inviertan sus superávit en programas sociales, 4.000 millones más para las autonomías... ¿Cree que el votante del PSOE sabrá valorarlo?

-Creo que lo más importante es que hagamos un discurso entendible. Yo vengo diciendo, desde el 20-D y desde el 26-J, que las elecciones nos han colocado en una situación muy interesante a pesar de los malos resultados. Si tenemos clara nuestra doble responsabilidad: por un lado, que, en aquello que creamos bueno para el país, formemos parte de la solución; y, por otro, en aquello en que no estemos de acuerdo seamos alternativa, pienso que los españoles acabarán entendiéndolo.

-... Usa el futuro: «acabarán entendiéndolo» ¿No tiene la sensación de que no se les entiende y por eso Podemos ya es segundo en las encuestas?

-Lo que reflejan las encuestas es que el voto que se nos ha ido a la abstención, no a Podemos. Y lo que tiene que hacer el PSOE es darle razones para volver. Llevará tiempo. Pero es muy importante que nosotros asumamos que dará igual quien lidere el PSOE si no tenemos claro para qué queremos que lo lidere... Y de eso no está hablando nadie. Dará igual que sea uno u otro -u otra- si no tenemos claro qué queremos ser, cuál es el papel de la socialdemocracia hoy y qué modelo territorial queremos para España. Si somos capaces de dar respuestas claras a esas tres preguntas del "millón", volveremos a ganar elecciones.

-Pero, al final, las políticas las encarna alguien ¿No es empezar la casa por el tejado diseñar un proyecto sin saber quien lo va a liderar?

-Al contrario. La gente vota por sentimiento, pero también por seguridad. Tan importante como lo emocional es trasladar seguridad. Y la seguridad la trasladan los que tienen proyectos serios. En el mundo de hoy los liderazgos se construyen y se construyen desde proyectos serios...

-¿Este PSOE da seguridad?

-(silencio) …Pues tenemos que conseguir que la dé

-Siguen transmitiendo demasiado "ruido" de diferencias internas

-Bueno el "ruido" es sistémico en los partidos progresistas porque es imposible de evitar. Y es bueno que así sea, que haya un debate interno potente como el que está habiendo, que será positivo si cuando llegue el XXXIX Congreso lo cerramos y nos ponemos a trabajar alrededor de un proyecto y un líder.

-¿Y no siente cierto complejo respecto a Podemos, a su pujanza en sectores hasta ahora "suyos"?

-Mire, en apenas un mes de plazo, el PSOE ha votado contra el Gobierno en reforma laboral, la Lomce o la "Ley mordaza", y también le ha ayudado a resolver problemas. Y ese papel de pensar en lo que más interesa a los ciudadanos acabará calando. Tenemos dos años sin elecciones y hay tiempo para desarrollar ese trabajo. Lo que no podemos olvidar nunca es que nosotros no competimos por ver quien lidera la izquierda. El PSOE lucha por ser alternativa al PP y eso no se consigue yéndonos a competir con Podemos a su terreno, a la radicalidad, sino representando una izquierda transformadora... A nosotros no nos resuelve nada una frase brillante en Twitter porque con eso no se gobierna un país.

-Está describiendo los dos modelos que se van a enfrentar en el XXXIX congreso: Uno, que ve a Podemos como socio indispensable para desalojar al PP, y otro, que sigue pensando en ganar elecciones al PP...

-...Más que esto último, se trata de volver a un modelo fiel a la tradición. ¿Por qué funda Pablo Iglesias UGT (1888) tras haber fundado el PSOE (1879)? Pues porque el modelo asambleario en las fábricas no le estaba dando resultado; le era imposible coordinar a gente que tenía cada uno una opinión. Por eso funda primero el PSOE, para defender a los trabajadores en las instituciones, y luego la UGT, para defenderlos en las fábricas. ¿Qué nos está ocurriendo? Pues que ese modelo está en cuestión. Y lo está sin que nadie discuta la elección del secretario general por todos los militantes...

-¿Qué está en discusión? ¿Los poderes del secretario general?

-¡Claro! Si seguimos o no con una estructura donde la representación, en distintos niveles, permite un debate permanente pero es la que toma las decisiones, legítimamente, después de haber sido elegida por los militantes en un congreso... ¡Porque la vía del asamblearismo al PSOE lo mata!

-¿En qué tipo de controles está pensando?

-Un partido no puede estar sometiendo a sus asambleas de militantes todas las decisiones todos los días porque eso no tiene límites.

-...Es decir, usted está con quienes quieren regular los poderes de consulta a las bases para que no se repita lo del último año

-Bueno, es que ha habido gente que ha deslegitimado al Comité Federal... Será porque no creen en su potestad como máximo órgano entre congresos... Mire, no somos un partido asambleario. Tengo todo el respeto del mundo por Podemos, pero nosotros representamos, desde hace 140 años, una manera de entender la política que tiene mucho que ver con la capacidad y el liderazgo de quienes están al frente de la organización...

-En concreto ¿qué límites pondría en los estatutos?

-No se trata de límites.... Ahora mismo el Comité Federal puede vetar u organizar una consulta sobre cualquier asunto que suscite amplio debate. Pero ¿aceptar ese planteamiento de algunos, de que la militancia es la que dirige el día a día del partido?... Yo no estoy de acuerdo y voy a combatirlo donde se combate, en un congreso. Y voy a intentar que el PSOE siga siendo un partido útil a la sociedad y no un guirigay. Esto tiene que quedar claro en el XXXIX Congreso. No podemos estar discutiendo siempre sobre cuál es el ámbito de las decisiones porque eso deslegitima a la propia organización. No podemos caer en la demagogia y el populismo de decir que la militancia está al frente del PSOE. No... ¡Es que eso no es viable en ningún partido que pretenda gobernar un país!

-Muchos barones, exsecretarios generales, cuadros, creen que la diferencia entre esta crisis del PSOE y otras anteriores estriba en que Sánchez no se planteó dimitir tras perder dos elecciones ¿Lo comparte?

-Sí (silencio)

-...¿Ve, en ese sentido, anómalo que quiera volver a ser secretario general?

-De Pedro Sánchez no voy a hablar. Pregúnteme sobre el modelo de partido, la socialdemocracia, pero no sobre personas (silencio)... Si diré una copsa: Nadie entiende que el PSOE se haya acostumbrado tanto a perder como para renunciar a la autocrítica. Eso revela una enfermedad de fondo brutal (pausa)... brutal.

-A veces, da la sensación de que el tiempo que se ha dado la gestora para «enfriar» el conflicto, el retraso del congreso a junio, está siendo aprovechado por el anterior secretario general para volver a la política...

-Es decisión de la gestora y la comparto. Un "congreso exprés" como el que planteó la anterior dirección hubiera dejado abiertos los principales problemas que tenemos, que no son solo el liderazgo. La desconexión del PSOE con la sociedad no se ha producido por falta de liderazgo, ojo, sino por falta de proyecto en los últimos años.

-¿Crée, de verdad, que el PSOE puede aguantar sin líder hasta junio?

-¡Pero si vamos a iniciar el proceso a partir del Comité Federal del 14 de enero! Tenemos cosas muy importantes que decidir, no solo quien va a liderar.

-¿Hay alguna posibilidad de una candidatura única sin necesidad de llegar al choque de trenes entre Pedro Sánchez y Susana Díaz?

-No lo sé... (silencio)

- … Pero usted lo quiere

-¡Hombre!, claro que me gustaría

-... Y por eso, en el PSOE empieza a abrirse paso la idea de que ni Susana Díazni Pedro Sánchez, «ni Su ni Sa», dicen. La llamada "tercera vía"

-De candidatos no voy a hablar. Sé que es lo que más "vende" ahora, pero no quiero...

-¿Patxi López?

-Ya he dicho que no voy a hablar de nombres

-…Tampoco de usted mismo

-(Risas) Ni hablar... Pero no por miedo, es que yo tengo un compromiso con los extremeños. Eso, para mí, es inalterable y así lo he dejado dicho desde el primer momento.

-Si al final llegan solos a las primarias Sánchez y Díaz ¿no sería un fracaso ese choque de trenes que están queriendo evitar a toda costa?

-Por eso no quiero entrar a hablar de candidatos. Porque como puede ser un choque de trenes digo que no toca hablar de eso.

-Desde su experiencia de muchos años en el PSOE ¿Son fuegos de artificio, tanteo de ambos líderes para ver si el otro renuncia, o realmente existe ese riesgo?

-No lo sé... No estoy en el pellejo de nadie pero habría que hacer todo lo posible por evitar ese choque de trenes.

-... Y que va a hacer Guillermo Fernández Vara por evitarlo?

-Pues lo que estoy haciendo. Trabajar porque lo importante en el debate sea el proyecto socialista para los próximos años y porque dejemos en segundo lugar, para cuando llegue el momento procesal de la votación en las primarias, el debate sobre personas.

-¿Habrá primarias sí o sí para elegir al próximo secretario general?

-Sin duda ninguna. El tema de las primarias en el PSOE es irreversible. Yo no sé de donde salen algunas informaciones que dicen otra cosa. No hay vuelta atrás.

-¿Ve a Susana Díaz secretaria general del PSOE?

-He dicho en multitud de ocasiones que me han preguntado, que hay muchas personas en el partido con capacidad para serlo. Y Susana Díaz tiene, sin duda ninguna, capacidad sobrada para ser secretaria general. Pero hay muchos compañeros en el PSOE que tienen capacidad para ello. El partido ha sido históricamente capaz de generar "poliliderazgos" en sus distintas etapas.

-Para eliminar la incesante especulación, ¿Sería sano que ella, Sánchez o quienes quieran ser candidatos, lo digan ya?

-No lo sé. Tampoco tengo una posición formada sobre eso.

-...¿Y si acaba deteriorándose la marca PSOE tras ocho meses de interinidad?

- No lo creo. Hasta dentro de dos años no hay elecciones. Y nuestro voto se ha ido a la abstención, no a Podemos.