Vídeo: Finlandia recibe la euroorden de detención de Puigdemont / Foto: Carles Puigdemont, durante su estancia en Finlandia - EFE/ATLAS

Puigdemont huyó de Finlandia para no ser entregado a España por rebelión

Su abogado dijo que se entregaría en Helsinki, pero se había ido el viernes de noche

MadridActualizado:

Carles Puigdemont salió de Finlandia en la noche del viernes, según confirmó ayer su anfitrión, y volvió, parece ser, a Bélgica. Durante varias horas de ayer sábado reinó cierta confusión, ya que el abogado del expresidente de la Generalitat, Jaume Alonso Cuevillas, confirmó en una entrevista concedida por la mañana a Catalunya Radio que su representado se iba a entregar a la policía finlandesa. Las autoridades finesas habían puesto en marcha el mecanismo de extradición después de recibir la activación de la euroorden de detención de la justicia española.

El letrado afirmó que Puigdemont, «en contra de lo que les encanta decir a algunos, no ha huido nunca de la justicia española». Jaume Alonso dijo que su representado «se fue cuando no estaba querellado y, cuando se cursó una euroorden contra él, se presentó ante la justicia belga», por lo que «es evidente» que se presentará ante las autoridades finlandesas, aunque reconoció que no había hablado con él.

Pero varias horas después, el diputado finlandés Mikko Kärnä, uno de los anfitriones del expresidente catalán en su gira para intentar internacionalizar el conflicto, dijo que Puigdemont había abandonado el país nórdico en dirección a Bélgica.

Según Kärnä, quien aseguró que la noticia acababa de serle confirmada -aunque no citó las fuentes de su información-, Puigdemont salió de Finlandia «por medios desconocidos». El abogado del líder del PDECat tuvo que salir al paso de estas palabras y confirmar la nueva huida de su cliente: «Confirmo que el Presidente Puigdemont ya no está en Finlandia», escribió en un tuit de su cuenta personal en la tarde de ayer. Añadió que el también diputado de JxCat «seguirá, como siempre, a disposición de la justicia belga, donde tiene fijada su residencia», con lo que dio a entender que Puigdemont está en la casa que ocupa en Waterloo.

El expresidente catalán llegó a Finlandia el jueves, pero tras reactivarse la orden internacional de detención prefirió regresar a su refugio. El país escandinavo persigue en su Código Penal a «la persona que use la violencia, o la amenaza de la violencia» para «separar una parte de Finlandia del resto del territorio», por lo que podría ser detenido y extraditado por rebelión, además de por malversación de fondos, el segundo delito por el que lo procesó el viernes el juez Pablo Llarena.

Por contra, Bélgica no reconoce el delito de rebelión, lo que obliga a España a intentar que la justicia belga lo equipare al de «coalición de funcionarios» o al de traición. Si esto no se logra, Puigdemont solo podría ser juzgado en España por el delito por el que se le entregó, malversación, lo que le daría un gran trato de favor respecto al resto de procesados. Este fue el motivo por el que el juez Llarena retiró en su día la orden cursada por la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, obligando a Puigdemont a un destierro perpetuo en Bélgica o a volver a España y ser detenido y acusado de rebelión.

La Oficina Nacional de Investigación de Finlandia (KRP) subrayó ayer en un comunicado que se desconocía el paradero de Puigdemont «en esos momentos» y que, «de localizarse a esa persona», se iniciará el proceso normal de la euroorden. Ya habían comenzado a buscar «activamente» al fugado, pero unas horas antes el político había abandonado Helsinki, pese a que su abogado le niegue la condición de huido.

Ahora, previsiblemente, las autoridades belgas procederán a la localización de Carles Puigdemont, si él no se entrega antes, algo que no había ocurrido al cierre de esta edición.

La única señal que el líder del PDECat y diputado de Junts pel Sí dio ayer fue un mensaje en su cuenta personal de Twitter, en el que se mostraba dispuesto a «luchar hasta el final»: «Gracias por vuestro coraje. Gracias por vuestra fuerza. Dignidad, admiración y respeto. Lucharemos hasta el final. Por vosotros, por los compañeros y compañeras que son rehenes de un Estado represor, por la libertad de Cataluña», señaló en la red social.

Marta Rovira

Por su parte, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, huida en Suiza, también usó Twitter para decir que «no desfalleceremos» y que lucharán «para que todos podamos volver a casa con libertad, para vivir en un país que respete los derechos políticos de todos, piense lo que piense, hable lo que hable, venga de donde venga».

Rovira eligió el país helvético para eludir la acción de la Justicia porque Berna no entregará a España a ningún reclamado por un delito que tenga, a su juicio, «un carácter político preponderante». En total son siete los políticos catalanes fugados.