Inés Arrimadas - Vídeo: Atlas

PSOE y Podemos justifican el escrache a Ciudadanos en la marcha del Orgullo

El PP coincide con los liberales y pide la dimisión de Marlaska si no rectifica

A.M. B
G.C
MadridActualizado:

Los ecos del escrache sufrido el sábado por Ciudadanos en la manifestación del Orgullo LGTBI de Madrid siguen escuchándose. Mientras que desde el Partido Popular y Vox, además del propio partido afectado, piden la dimisión de Fernando Grande-Marlaska, el PSOE rechaza este extremo porque asegura que el ministro del Interior dijo «lo que piensan todos los españoles». En Podemos coinciden con los socialistas.

El sábado, antes de que ocurriera todo en el Paseo del Prado, Grande-Marlaska participó en un acto del PSOE en el que advirtió de las «consecuencias» que podía depararle a Ciudadanos «pactar con la extrema derecha». Por ello, Cs hace recaer en el ministro la responsabilidad de «la violencia» que les obligaron a abandonar la manifestación tras dos horas de bloqueo.

El domingo, la portavoz de Cs, Inés Arrimadas, acusó al ministro de ponerles en «la diana» y exigió su dimisión, algo que para la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, según expresó ayer, «no tiene ninguna justificación». «Ha pedido en voz alta lo que piensan todos los ciudadanos: que Vox está tirando del PP y Cs hacia atrás en libertades y en términos de igualdad», insistió la presidenta socialista, que añadió que «quienes alientan actitudes de odio hacia el colectivo LGTBI son precisamente las personas que desde Vox hacen ese tipo de planteamientos».

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, sí que condenó las agresiones sufridas por Cs, pero las mantuvo «al margen» de las palabras del titular de Interior, Grande-Marlaska. También la secretaria general del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, acusó al partido liberal de construir «un relato» que les sitúo a los liberales «en el papel de víctima», según recogió ayer Efe. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se pronunció en la misma línea: «A nadie le puede sorprender que si te dedicas a pactar y a gobernar con la ultraderecha homófoba, los colectivos LGTBI te transmitan que no les gusta eso». El líder de Podemos consideró que «es lógico que el colectivo LGTBI no esté muy contento» porque Cs «ha llegado a acuerdos de gobierno con la extrema derecha».

A pesar de haber justificado el escrache, Iglesias sí defendió que «Cs tiene derecho a ir a las manifestaciones que le dé la gana y a poder manifestarse tranquilamente, faltaría más», ya que defienden «el derecho de reunión y manifestación de todo el mundo». Misma postura que Grande-Marlaska.

«Intolerantes»

El número dos del Partido Popular, Teodoro García Egea, quiso «recordar» en Twitter al ministro Grande-Marlaska que los «intolerantes» no son los que pactan «bajar impuestos o garantizar la libertad», sino «los que no condenan agresiones a representantes públicos». Por ello, manifestó su apoyo a Inés Arrimadas y a Ciudadanos «ante los que creen que la calle es suya». La vicesecretaria de Política Social del partido, Cuca Gamarra, calificó el domingo -en la misma red social- los hechos como «injustificables».

Ayer, Gamarra insistió en esta idea durante una entrevista en «Los desayunos» de TVE, donde también instó a Grande-Marlaska a que compareciera para rectificar sus declaraciones porque «se ha equivocado y no debe entrar en ese juego». «Rectificar es de sabios y está a tiempo de enmendar sus declaraciones», insistió, antes de pedir su dimisión si no lo hiciera.

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, mostró en Twitter su «solidaridad» con los que «recibieron el ataque de los energúmenos de siempre». «Exigimos la dimisión de Marlaska, un ministro chavista que justifica a sus matones callejeros y echa la culpa a los agredidos», aseguró.ç

Opiniones polémicas

Las valoraciones de los hechos del sábado realizadas por los miembros de Cs en Twitter también generaron cierta polémica. Francisco Carrillo, diputado andaluz y senador, tuvo que borrar un mensaje en el que afirmaba que «la mayoría de los jerarcas nazis eran homosexuales». Un segundo senador, Carlos Pérez, borró otro mensaje en el que comparaba a los manifestantes de Cs con Rosa Parks, la activista afroamericana que en 1955 se negó a cederle el asiento en un autobús a un hombre blanco: «En 2019 nos negamos a cederle el Orgullo a los totalitarios. La lucha por los derechos civiles va en nuestro ADN».