Comparecencia de Sánchez en Ferraz con un ambiente pesimista - De San Bernardo

El PSOE gana pero deberá pactar con Cs para gobernar varios feudos

Las derrotas en Madrid empañan la victoria socialista.

Pablo Iglesias queda debilitado como posible aliado de los socialistas y en Ferraz se vuelven los ojos a Albert Rivera

Cs puede permitir al PSOE mantener Aragón y gobernar Murcia y Castilla y León

Elecciones 2019: resultados, ganadores y pactos de las elecciones municipales, autonómicas y europeas

MadridActualizado:

Sabor más agrio que dulce en el PSOE. Victoria con sabor a derrota. Los socialistas volvieron a ganar ayer unas elecciones municipales, algo que no sucedía desde el año 2003. También se impusieron en las elecciones europeas y en la mayoría de las autonomías que celebraban , consolidándose como la primera fuerza política del país. Pero esa victoria no se tradujo en importantes ganancias de poder institucional. A la espera de los pactos, los socialistas han recuperado algunos gobiernos, pero podrían perder otros como Aragón. Además los resultados en Madrid pusieron la puntilla que los socialistas habían imaginado de otro modo.

Pedro Sánchez compareció sin preguntas en la sede de Ferraz pasada la media noche, rodeado por miembros de su Gobierno y de la dirección socialista. Las caras no eran desde luego las de una noche de celebración. El presidente del Gobierno en funciones reclamó «que se levante el cordón sanitario al PSOE, que ha ganado las elecciones».

Un mensaje que tenía como receptor a Albert Rivera. El PSOE de Ciudadanos para retener el Gobierno de Aragón, donde Javier Lambán podría perder la presidencia autonómica. Y en la capital aragonesa Pilar Alegría se encontraba en una situación similar de dependencia de los liberales. «Después de los resultados del 28 de abril el PSOE se ha confirmado como primera fuerza política de largo», quiso poner en valor Pedro Sánchez. El líder socialista advirtió que «en aquellas administraciones en que la primera fuerza política no pueda gobernar será porque PP y Cs pactan con la ultraderecha».

Sánchez destacó la victoria socialista, pero ni siquiera intentó vender como un éxito los resultados. Y eso que el PSOE logró ayer la mayoría absoluta en Castilla-La Mancha y Extremadura. Además de que sumará dos nuevos gobiernos regionales: Canarias y La Rioja. Los socialistas fueron primera fuerza en Castilla y León por primera vez desde 1987. Pero PP y Ciudadanos tienen apoyos suficientes para poder gobernar. Aquí los socialistas van a apelar a los de Rivera para que favorezcan un cambio tras décadas del PP.

En la Comunidad de Madrid Ángel Gabilondo fue el presidente virtual hasta que se superó el 70% del escrutinio, momento en el que la suma de PP, Cs y Vox alcanzaron la mayoría absoluta. Además aquí no es posible una suma entre PSOE y Ciudadanos. No cumplir con esta enorme expectativa fue la gran derrota de la noche.

En el ámbito municipal el objetivo era crecer en las grandes ciudades, donde los socialistas llevan desde 2003 con los resultados por los suelos. Y que eso sirviese para poder mantener Gobiernos de izquierdas en ciudades como Madrid, Valencia, Zaragoza, Barcelona y Sevilla. El PSOE logró ser primera fuerza en las dos últimas, pero será en la capital andaluza en la única de las cinco grandes en las que pueda gobernar. En Valencia logró mejorar algo los resultados, lo que permitirá a Compromís seguir gobernando con apoyo socialista.

En Madrid los socialistas siguieron perdiendo representación, y la bajada de Manuela Carmena devolverá a la derecha la gestión de la ciudad más importante del país. Una derrota que ayer en Ferraz se sentía como propia. En Barcelona Jaume Collboni logró mejorar, pero el PSC se queda por detrás de ERC y de Ada Colau y con la difícil tarea de decidir sí apoya el gobierno de alguna de estas fuerzas.

Los socialistas la fuerza más votada en todas las comunidades menos en Navarra y Cantabria. Pero ayer el ambiente en Ferraz era de derrota. Pablo Iglesias pierde fuerza como socio y se vuelven los ojos hacia Albert Rivera.