Pedro Sánchez, durante la reunión de la Permanente de la Ejecutiva Federal del PSOE - EFE

El PSOE aprueba «por unanimidad» que Sánchez intente formar un Gobierno en solitario

La Ejecutiva acuerda un documento de 38 páginas para negociar con Podemos la investidura de Pedro Sánchez

MadridActualizado:

La Comisión Permanente de la ejecutiva federal del PSOE ha respaldado por unanimidad el planteamiento que Pedro Sánchez de formar «un Gobierno monocolor» en julio, tal y como el presidente en funciones ha venido ofreciendo en las últimas semanas. Los socialistas han acordado un documento de 38 páginas para presentarle a Unidas Podemos el Gobierno de cooperación y que apoye al PSOE en la investidura los próximos días 22, 23 y 25, pero sin entrar en el Consejo de Ministros.

El texto se titula de «Propuesta abierta de cooperación para un Gobierno social, feminista, ecologista, europeísta y progresista». Con su presentación la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, en una comparecencia posterior a la Ejecutiva, ha rechazado así la última oferta de Podemos y ha reiterado que en el futuro Gobierno socialista «tienen cabida» perfiles independientes propuestos por Iglesias en su gobierno de cooperación.

«Gobierno de cooperación, no gobierno de coalición», ha subrayado Narbona. Será esa la propuesta que trasladarán mañana en la reunión de Sánchez con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, para conseguir su apoyo en el debate de investidura.

Este ultimátum del PSOE eleva la presión a Podemos mientras Iglesias aguanta el pulso en lo que se ha convertida una guerra de desgaste para ver quién cede antes. La única ofera del PSOE es lade construir un Gobierno de cooperación en el ámbito parlamentario, programático e institucional, con una comisión de seguimiento para garantizar el cumplimiento de los acuerdos y con la posibilidad para Podemos de «ocupar instancias en segundos niveles de la Administración». Podemos no la acepta y exige entrar en el Ejecutivo.

El documento que presentarán a Unidas Podemos consiste en una «síntesis» de 38 páginas con cinco bloques del programa que se presentó a las elecciones generales que servirá de base para el discurso de investidura de Sánchez y con el que buscan empezar a hablar con Unidas Podemos mañana en la reunión de Sánchez e Iglesias. «Empleo digno y pensiones justas, feminismo y lucha contra la desigualdad social, emergencia climática y transición ecológica de la economía, avance tecnológico y transición digital y España en Europa, España en el mundo», son los temas que aborda el documento que le presentarán a Iglesias.

Cataluña, tema conflictivo

Según expresan desde Ferraz, lo primero que hay que hacer es fijar el «perímetro» para negociar y arrancar por los contenidos. En este sentido, Narbona ha acusado a Iglesias de priorizar su entrada en el Gobierno antes de hablar de programas. Desde Podemos hacen al PSOE la misma crítica.

«Hay discrepancias, hay una postura de Podemos que difiere con el PSOE sobre la crisis catalana»
Cristina Narbona , presidenta del PSOE

Curiosamente, el texto socialista no hace mención a la gestión de la crisis soberanista en Cataluña. El texto solo sugiere promover una «España autonómica en una Europa federal» sin entrar en más detalles del encaje territorial de la región. «Nadie en la Ejecutiva ha considerado necesario que en este documento para la investidura se haga una mención más detallada de lo que es una posición política que compartimos todos los miembros de la Ejecutiva», ha expresado Narbona, habida cuenta de que Sánchez aseguró el pasado jueves que hay discrepancias «de fondo» con Podemos en esta cuestión, lo que a juicio no permite la coalición.

Fuentes de la dirección de Podemos, según reveló este lunes «El Periódico», se comprometieron recientemente con Sánchez a firmar un documento dándole garantías de que «asumirían con lealtad el liderazgo del PSOE en materias como Cataluña o política exterior». Además, Podemos y En Comú Podem descartaron hace una semana incluir como línea roja para negociar con el PSOE la demanda de un referéndum pactado en Cataluña. Aunque sigue estando en el programa. La presidenta del PSOE, no obstante, ha confirmado que no es suficiente para cederles sillones en La Moncloa: «Hay discrepancias, hay una postura de Podemos que difiere con el PSOE sobre la crisis catalana», ha añadido Narbona.

Piden la abstención de PP y Cs

Por otro lado, la socialista ha expresado que el «socio preferente» es Unidas Podemos. No obstante, la presidenta del PSOE ha pedido al Partido Popular y Ciudadanos que «no obstaculicen» la formación de un nuevo gobierno: «Les pedimos que ejerzan la misma responsabilidad que exigieron en el año 2016 para que gobernase Mariano Rajoy. Pero no los consideramos socios». Eso sí, ha explicado que se contará con ellos para sacar adelante grandes pactos de Estado en materia económica o de política exterior.

El PSOE también ha dado luz verde a la formación de un comité negociador integrado por la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra; la responsable de Educación del PSOE y diputada Luz Seijo; la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, y el secretario de Acción Electoral, Paco Salazar.

Medidas clave

Para que Podemos les apoye en la investidura, el PSOE plantea en el su documento blindar a través de la Constitución el Sistema Público de Pensiones y «seguir impulsando su fortalecimiento», modificar los «aspectos más lesivos» de la reforma laboral del PP de 2012. Respecto a materia fiscal, proponen «reformar el Impuesto sobre Sociedades, garantizando una tributación mínima de las grandes corporaciones, y bajando desde el 25 por ciento al 23 en las pymes».

En uno de los bloques llamado «Lucha contra la desigualdad», los socialistas se comprometen a trabajar con una de las líneas rojas de Podemos: «Es necesario abordar medidas que permitan que los ciudadanos tengan acceso, en condiciones razonables, a una vivienda digna», explican. Asimismo, aseguran que «incrementarán los fondos» para combatir contra el «sinhogarismo».