Pedro Sánchez, este martes en el Congreso de los Diputados - JAIME GARCÍA

Podemos no traga con el frenazo de Sánchez en RTVE y la amnistía fiscal

Los de Iglesias quieren forzar al Gobierno a publicar la lista de evasores fiscales

MadridActualizado:

Unidos Podemos se ha presentado desde la moción de censura que hizo presidente del Gobierno a Pedro Sánchez como uno de los principales aliados del Ejecutivo, pero ese rol, y su relevancia, puede hacer que en determinadas circunstancias los de Iglesias sean un auténtico quebradero de cabeza para el presidente.

Los últimos movimientos de Sánchez y su discurso el pasado martes en el Congreso para explicar la hoja de ruta del Gobierno no han gustado a los de Iglesias, que apuntan a tres asuntos concretos que son una piedra en el camino de la buena sintonía entre ambos partidos. El primero de estos puntos hace referencia a la negativa del líder del Ejecutivo a hacer pública la lista de los evasores que se acogieron a la amnistía fiscal de Montoro en 2012, una amnistía declarada inconstitucional por el TC. Sánchez había prometido en repetidas ocasiones que si llegaba a La Moncloa publicaría los nombres, pero el miércoles rechazó hacerlos públicos porque, explicó, un informe de la Abogacía del Estado se lo desaconseja por resultar contrario a la Constitución.

Lejos de ser pasada por alto, esta contradicción no ha gustado a Podemos, donde consideran este asunto una línea roja. Ayer, el grupo registró una proposición no de ley para instar al Ejecutivo a que haga pública la lista. La portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso, Ione Belarra, advirtió a Sánchez de que su Gobierno es fruto de «la moción de censura de la Gürtel». «No se puede permitir ni la menor sombra de duda de regeneración democrática», insistió.

Pero la «duda» no se queda ahí para Podemos. También ayer, los de Iglesias denunciaron que la Mesa del Congreso había rechazado –con los votos en contra de PP y PSOE y la abstención de Ciudadanos– la comparecencia, solicitada por el grupo confederal, de la ministra de Hacienda para que diera explicaciones sobre «las posibles estructuras opacas al fisco creadas por Juan Carlos de Borbón», apuntadas en una conversación filtrada entre el comisario Villarejo y Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Pese a estos desencuentros y críticas al Gobierno, desde Podemos aseguran que no pretenden fomentar la «política del mercadeo», y que estarán al lado del Ejecutivo «en la lucha contra los recortes y a favor de la regeneración democrática», aunque insisten en que no serán «cómplices de la estrategia del silencio».

Flores, descartado en RTVE

Pero más allá de la lista de los amnistiados, ambos grupos mantienen abierto un enfrentamiento por otra cuestión polémica: RTVE. Tras el varapalo que recibió el Ejecutivo el pasado lunes, cuando el Congreso rechazó a los cuatro candidatos que faltaban para completar el Consejo de Dirección del ente, en Podemos aseguran estar «muy enfadados» con el PSOE. A pesar de contar con un colchón de 179 votos, los candidatos no salieron adelante debido a dos ausencias y al voto erróneo de dos diputados. Todavía se desconocen los nombres de los parlamentarios que cometieron el error, pero mientras la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, lo achacó en público a «un fallo humano», en Podemos aseguran no creer en las casualidades.

Tras el fracaso, Sánchez optó por la figura del administrador único para dirigir temporalmente RTVE, proponiendo para el puesto al candidato a presidente, Tomás Fernando Flores. Los de Iglesias aseguraron ayer que le habían comunicado al PSOE su rechazo a este candidato. El Gobierno, por su parte, explicó que Flores ya había renunciado el lunes, tras el fracaso en la votación.