Vídeo: Sánchez intenta corregir a Pastor - ABC

Pastor repele las intromisiones de Sánchez y Esteban en el orden del debate

El líder del PSOE protagonizó una de las anécdotas que dejó la jornada

MadridActualizado:

El Congreso de los Diputados amaneció ayer tomado por la prensa. Unos 600 profesionales entre redactores, analistas y técnicos se apostaron desde primera hora de la mañana en el Parlamento para cubrir todos y cada uno de los detalles de la segunda jornada del debate de investidura de Mariano Rajoy. Sin embargo, poco hubo fuera de las contiendas dialécticas. Sabiendo anticipadamente el resultado y conscientes todos los líderes políticos de que poco había en juego, el pleno transcurrió como un mero trámite: de manera ordenada, sin los ánimos exaltados y la chispa que otra veces provocan sonoras anécdotas. Aun así, hubo momentos que destacaron por su naturaleza curiosa o por provocar las risas entre los presentes en la Cámara Baja.

Choque por la moderación

Pedro Sánchez protagonizó la anécdota de la jornada al intentar corregir a Ana Pastor durante su labor de moderación. El rifirrafe se produjo en la última intervención del líder socialista. Sus palabras contra Rajoy acusándole de confundir «mayoría absoluta con absolutismo» desataron los rumores en la bancada popular. Pastor decidió intervenir con un «por favor, les ruego a todos que guarden silencio», para que Sánchez pudiera continuar. Éste, sin embargo, no quedó satisfecho y señaló que la presidenta del Congreso debería haber advertido tan sólo al Grupo Popular y no a todos, pero Pastor se mantuvo firme recordándole los usos en la ordenación de los debates. «La presidenta ha mandado guardar silencio a todos excepto al orador, como recoge el Reglamento», le espetó.

Esteban, molesto

Ya al final de la mañana, la presidenta del Congreso tuvo un pequeño choque con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, por introducir un receso en el debate para almorzar. El político vasco estaba preparado para intervenir en ese momento, según fuentes de su partido porque el equipo de Pastor había avanzado que no habría pausa, por lo que pidió a la presidenta que reconsiderara su decisión y le permitiera intervenir. Pero Pastor se mantuvo firme y siguió adelante con su decisión.

El error de Domènech

La segunda gran anécdota de la jornada tuvo como protagonista al portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech. Durante su intervención, el político catalán dejó boquiabierta a la Cámara al hacer uso de la figura del presidente de la II República, Manuel Azaña, como «defensor de las libertades catalanas» y hacer uso de una de sus citas para abogar por la autodeterminación de Cataluña. El presidente en funciones no quiso dejar pasar esta errada alusión y recomendó a Domènech, entre las risas y aplausos de los diputados populares, la lectura de «La velada en Benicarló». Una obra que desgrana el pensamiento político del político republicano. «Eso sí, citar a Azaña para argumentar a favor del derecho de autodeterminación es algo que me lo tiene usted que explicar con meridiana claridad», le reprochó.

Camisetas reivindicativas

El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero se presentó ayer en la sesión de investidura con una camiseta de color verde en la que, dentro de un círculo blanco, se podía leer «En política ningún privilegio». Esta vestimenta coincidió con la que el diputado de la coalición que lidera Pablo Iglesias escogió un día antes, ya que se trataba de una camiseta del mismo color, pero en la que se podía leer: «Cero privilegios».

Falta de oído

Alicia Sánchez-Camacho desató las risas de prácticamente todo el hemiciclo cuando repetía en alto los votos de los diputados, tal como le corresponde por su papel de secretaria primera de la Mesa. En un momento, al no escuchar la respuesta de un diputado, este respondió «no, no», frase que ella repitió simpática.