Isabel Celaá, portavoz del Gobierno
Isabel Celaá, portavoz del Gobierno - JAIME GARCÍA

El Gobierno se prepara para evitar que Franco vaya La Almudena aunque no pueda reformar la ley

«No permitiremos que un dictador siga en un lugar que se preste al enaltecimiento. Y habilitará lo que sea oportuno»

MadridActualizado:

El Gobierno ha dado hoy jueves en el Consejo de Ministros uno de los últimos pasos en el proceso de exhumación de Franco. Se ha encargado a la ministra de Justicia que traslade el proyecto de exhumación al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial.

Este nuevo trámite durará un mes, y a partir de entonces se abrirá un periodo de diez días para alegaciones de las partes y tras el mismo «se concluirá el procedimiento», según ha asegurado hoy la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá.

A partir de ese momento, es decir, antes de final de año, el Gobierno estaría preparado para la exhumación de acuerdo con los servicios de Patrimonio Nacional. Y aunque ayer Sánchez planteó que el proceso podría dilatarse entrando en el próximo año, hoy Celaá ha sonado más ambiciosa en ese sentido: «El año 2019 arrancará sin contar España con un dictador que pueda ser enaltecido», ha dicho Celaá.

Pero aquí queda abierta la cuestión de la inhumación. El Gobierno prepara una modificación de la Ley de Memoria Histórica para impedir que los restos de Franco reposen en un lugar como La Almudena, que es el lugar donde desea que lo haga la familia.

Aunque Celaá ha asegurado que «no hemos subordinado la exhumación a la inhumación», pero ha reconocido que «haremos lo posible para que sea coherente un movimiento con el otro» y mostrándose convencida de que «una cuestión llegará a ajustarse a la otra».

Pero los socialistas no tienen el control de los tiempos en este sentido porque la reforma de la ley de Memoria está en periodo de enmiendas en el Congreso y depende de que o PP o Ciudadanos no soliciten más ampliación del periodo de enmiendas parciales. En las filas socialistas hay esperanza de que los de Albert Rivera no prolonguen en exceso el proceso.

Pero por si acaso la portavoz del Gobierno ha advertido que contemplan todas las posibilidades para impedir la inhumación en La Almudena: «El Gobierno de España no va a permitir que un dictador siga en un lugar público que se preste al enaltecimiento. Y habilitará lo que considere oportuno». Sin querer decir más, el Gobierno pone encima de la mesa la modificación de la Ley de Memoria Histórica por Real Decreto.