La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría - ABC

El Gobierno se prepara para desactivar el 155 en Cataluña la próxima semana si se inviste a Turull

Advierte de que el diputado independentista tendrá una «espada de Damocles» sobre él, al estar imputado

MadridActualizado:

El Gobierno de Rajoy sigue pendiente de cada paso que dan los independentistas en su intento de investir a un presidente de la Generalitat dentro de la ley. Fuentes del Ejecutivo han asegurado que, ante la posibilidad de que se produzca la investidura de Jordi Turull en Jueves Santo, confirmada por Joan Tardà en el Congreso, todo está preparado para desactivar la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

Según el acuerdo que aprobó el Senado en octubre, las medidas del 155 se desactivarían de forma automática en cuanto se formase un nuevo Gobierno autonómico. Algo que puede ocurrir a finales de la semana que viene. El Ejecutivo de Rajoy tiene totalmente prevista esa posibilidad, y saldría de la intervención en la Generalitat con la misma «normalidad y prudencia» con la que llegó.

Respecto a la posible investidura de Turull, fuentes del Gobierno han comentado que aunque admiten que no es un candidato «limpio», como les habría gustado, no está en prisión, pero está imputado con causas pendientes. En ese sentido, advierten de que tendrá una espada de Damocles sobre su cabeza, porque puede ir a juicio en cualquier momento, y ser condenado. Turull, dicen estas fuentes, sabe perfectamente lo que es ir a prisión, sabe que hay una línea que no debe traspasar, y eso condicionará toda su actuación.

En cualquier caso, desde La Moncloa se insiste en que el Gobierno de la Nación continuará pendiente de cada decisión y paso que den los independentistas, para actuar en consecuencia y hacer cumplir la ley en Cataluña.

Sobre una candidatura de Turull, en absoluto recibe el visto bueno del Gobierno, aunque es cierto que en La Moncloa no ven las trabas que tenía Puigdemont o Jordi Sánchez. El principal problema que ven, de entrada, es que consiga el apoyo de la CUP. Sin él no podrá ser investido. ¿Y a cambio de qué sería?

En el caso de resultar investido, en el Gobierno apuntan a que habrá que estar muy atentos a su número dos, al vicepresidente que ponga, y que posiblemente sería de ERC. La importancia de ese puesto radica en que si Turull es condenado más adelante o va a prisión, la Generalitat quedaría en manos de su vicepresidente, de ERC.

Este jueves, la mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría en Cataluña, Roberto Bermúdez de Castro, comparecerá en el Senado para hacer un balance de las medidas del 155 aplicadas en esa Comunidad. La vicepresidenta tiene previsto acudir a la Cámara Alta en abril, para explicar cómo ha sido el desarrollo de esas medidas excepcionales y la situación en Cataluña.