Una bandera de España ondea con el Peñón de Gibraltar al fondo - EFE
españa

Gibraltar: desigualdades a un lado y otro de la valla

Los «llanitos» tienen una sociedad mercantil por habitante; en el Campo de Gibraltar solo hay una empresa por cada 34 personas

madrid Actualizado:

Gibraltar vive del turismo (más de siete millones de visitantes al año) y de una frenética y particular actividad empresarial, alentada por un régimen fiscal muy poco amigo de los impuestos. Sólo así se explica que en la colonia británica haya registradas 28.000 sociedades mercantiles, cantidad que equivale a una por habitante. Al otro lado de la valla, en toda la zona del Campo de Gibraltar (41 núcleos de población repartidos en siete municipios) solo hay 7.710 empresas, una por cada 34 habitantes, según los últimos datos oficiales publicados por la Junta de Andalucía.

Tradicionalmente, el Peñón ha sido el lugar idóneo para que un amplio espectro de «hombres de negocios», que van desde empresarios hasta mafias internacionales, aprovechen exenciones fiscales, eludan impuestos y blanqueen dinero. Varias líneas de investigación de las operaciones «Ballena Blanca» y «Malaya» demostraron cómo el dinero que se esquilmaba en Marbella pasaba por Gibraltar y terminaba en otros paraísos fiscales.

Más negocios

En los últimos años la Roca ha experimentado una gran expansión en negocios relacionados con Internet, como casinos virtuales y otras páginas que tienen su sede en Gibraltar, así como distintas compañías relacionadas con servicios telefónicos. De hecho, en 2002 el Gobierno español concedió a Gibraltar 100.000 nuevas líneas telefónicas fijas con un nuevo prefijo que se sumaban a las 35.000 de las que ya disponían.

La comarca del Campo de Gibraltar presenta la mayor tasa de paro de España (ronda el 40 por ciento), pero sus vecinos «llanitos» tienen una renta per cápita que supera los 30.000 euros anuales y no saben qué es el desempleo. Sin duda, hay muchos interesados en que el estatus de esos 6,8 kilómetros cuadrados, la última colonia que perdura en Europa, no cambie ni un ápice.