Artur Mas, ex presidente de la Generalitat de Cataluña
Artur Mas, ex presidente de la Generalitat de Cataluña - AFP

Así fueron las preguntas sobre la independencia en otros países

Los mayores ejemplos de consultas se sitúan en Quebec y Escocia, donde los referéndum fueron autorizados por sus respectivos Gobiernos, y en Cataluña con el ilegal 9N en 2014

MadridActualizado:

La Generalitat ya ha fijado fecha y pregunta para el referéndum de independencia ilegal que planean celebrar. La consulta será el próximo 1 de octubre y la pregunta será la siguiente: «¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?».

Por el momento, el anuncio ha sido tan solo de forma oral en un acto de Carles Puigdemont junto a su equipo, diputados de Junts pel Sí y la CUP. A falta de que se oficialice por escrito, la Generalitat reta al Gobierno con esta convocatoria.

El referéndum en Cataluña no será pionero en el mundo. Tras de sí, existen los ejemplos de las consultas celebradas en Escocia y Quebec, entre otros, además del llevado a cabo también en Cataluña el 9 de noviembre de 2014.

Consultas en Quebec

En 1980, Quebec celebró su primer referéndum de independencia para negociar un cambio de soberanía respecto a Canadá. En dicha consulta, se proponía negociar, por primera vez, la «soberanía-asociación» con el Gobierno de Canadá.

El punto clave de este plebiscito estuvo en que fue total y completamente legal. Estuvo autorizado por el Gobierno de Canadá, en un clima en el que se respiraba el rechazo a una futura independencia.

En Quebec, ambos referéndum fueron rechazados por la población de la provincia

Tal es así, que el rechazo entre la población de Quebec se decantó por el rechazo a la independencia con el 59,5 por ciento de los votos, mientras que tan solo el 40,5 por ciento de los votos emitidos fueron a parar al «sí» a la soberanía propia.

La pregunta en dicho referéndum fue:

«El Gobierno de Quebec ha hecho pública su proposición de negociar un nuvo acuerdo con el resto de Canadá, basado en la igualdad de nacionaes. Este acuerdo capacitaría a Quebec para adquirir el exclusivo poder para hacer sus leyes, fijar sus impuestos y establecer relaciones exteriores, y al mismo tiempo establecer con Canadá una asociación económica incluyendo una moneda común. Cualquier cambio en el estatus político resultando de estas negociaciones solo serán implementadas con la aprobación popular a través del referéndum. En estos términos, ¿otorga al Gobierno de Quebec el mandato de negociar el acuerdo propuesto entre Quebec y Canadá?».

Aun así, este no se trató del único intento de declarar la independencia ya que en 1995 se celebró una segunda consulta, también democrática, en la provincia de Quebec. En aquel momento, la pregunta fue la siguiente:

«¿Está usted de acuerdo con que Quebec llegue a ser soberano después de haber hecho una oferta formal a Canadá para una nueva asociación económica y política en el ámbito de aplicación del proyecto de Ley sobre el futuro de Quebec y del acuerdo firmado el 12 de junio de 1995?».

Como en 1980, el «no» volvió a vencer, aunque por un margen más estrecho: 50,58 por ciento frente al 49,42 por ciento.

Consulta en Escocia

Escocia, previa aceptación de Reino Unido, logró celebrar un referéndum de independencia para lograr ser un Estado soberano e independiente en 2014.

Escocia optó por no independizarse de Reino Unido en 2014 con un resultado ajustado

La pregunta en Escocia, al contrario que en Quebec, fue mucho más sencilla para evitar equívocos. «¿Debería Escocia ser un país independiente».

El resultado de la consulta resultó favorable al Gobierno de Reino Unido, es decir, el «no» a la independencia. Ganó esta opción con el 55,3 por ciento de los votos, frente al 44,7 por ciento de los partidarios de ser independientes.

Consulta en Cataluña

La consulta del 9 de noviembre de 2014 en Cataluña respecto a la independencia del territorio de España tuvo como nota dominante su ilegalidad. Fue un referéndum no autorizado por el Gobierno español, aunque Artur Mas y su equipo optaron por celebrarlo igualmente pese a que no tendría ningún tipo de legitimidad.

En aquella consulta ilegal, la pregunta fue igualmente sencilla que en Escocia, en términos similares. «¿Quiere que Cataluña sea una Estado?». Una vez contestado a esto con «sí» o «no», figuraba una segunda cuestión. «En caso afirmativo, «quiere que este Estado sea independiente?», con dos posibles respuestas, «sí» o «no».