Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior en funciones - ABC

Fernández Díaz afirma que es «víctima» de una filtración «sesgada» y «descontextualizada»

El ministro del Interior sale al paso de las acusaciones de buscar casos de corrupción de líderes independentistas

La reunión con la Oficina Antifrau de Catalunya está «integrada en la estructura institucional», dice Interior

Madrid/Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ministro del Interior en funciones y candidato del PP por Barcelona a las elecciones generales, Jorge Fernández Díaz, se ha pronunciado sobre la publicación de su conversación con el director de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC), Daniel de Alfonso: «Yo soy la víctima de este atropello».

En declaraciones a los medios en la localidad catalana de Viladecans, ha dicho que las partes de la conversación publicadas son «las que interesaban y convenían, fuera de contexto», ha calificado de repugnante que hayan trascendido y ha pedido averiguar quién es el responsable para pedirle explicaciones. El ministro no piensa dimitir por este caso.

Ha asegurado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no estaba al tanto de las conversaciones y se enteró por los medios, y ha asegurado que Rajoy le llamó a las 20.00 horas del miércoles para preguntarle por ello. Intentar concluir que la finalidad de esa conversación era «conspirar» contra cargos de la Generalitat o dirigentes políticos es «una injuria y una calumnia», aseguró, además de «una estupidez», ha declarado.

El ministro ha explicado que la reunión entre él y De Alfonso es una «conversación privada que se produjo hace dos años y que ahora se hace pública de forma fragmentada, sesgada, interesada, dirigida y descontextualizada», a falta de cinco días para los elecciones. Fernández Díaz califica de «conspiración» esta revelación, que tiene una «clara intencionalidad política».

«Normalidad institucional»

Según la información difundida por «Público», Fernández Díaz trató con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) la posibilidad de incriminar a políticos de CDC o ERC. Fuentes del Ministerio enmarcan la reunión de Fernández Díaz con De Alfonso en la «normalidad institucional». Recuerdan que el cargo de director de la Oficina lo elige el Parlamento de Cataluña por una mayoría de tres quintos y es está «perfectamente integrado en la estructura institucional».

Fernández Díaz ha pedido esperar al resultado de la investigación que ha ordenado, y dijo que extraer conclusiones antes de conocerlo es «cooperar» con quienes han cometido el «lamentable hecho» de esa filtración y que persiguen «destruir a un adversario político».

Fuentes de Interior recuerdan que la Oficina Antifraude de Cataluña está regulada en una Ley de 2008 que le atribuye un importante cometido de prevención e investigación de «posibles casos concretos de uso o destino ilegales de fondos públicos o cualquier otro aprovechamiento irregular derivado de conductas que conlleven conflicto de intereses».

Esta mañana, antes de comparecer ante los medios, el ministro del Interior aseguró que recuerda haber tenido esa reunión pero no en concreto la conversación, sino solo «el sentido general» de la misma. Dado que se trata de una filtración «sesgada», cree que quien habla de conspiración «debería mirarse en el espejo».

Fernández Díaz negó de plano que llegase a pedir al responsable de la OAC que fabricara pruebas. Es «ofensivo» y «calumnioso» que se pueda insinuar algo así, dijo. También afirmó que es habitual acudir a algunas reuniones, entre ellas las que se celebran en su despacho, sin llevar teléfono móvil, por el riesgo de filtraciones con las nuevas tecnologías.