Fernando Álvarez de Miranda, como presidente del Congreso
Fernando Álvarez de Miranda, como presidente del Congreso - ABC

Fallece Fernando Álvarez de Miranda, histórico de UCD y la Transición española

Presidió el Congreso de los Diputados durante la Legislatura Constituyente (1977-1979), participó en la fundación del partido presidido por Adolfo Suárez y fue uno de los firmantes de la Constitución de 1978

MADRIDActualizado:

El histórico dirigente político español Fernando Álvarez de Miranda (Santander, 1924) falleció el sábado a las once de la noche a los 92 años de edad. Sus restos mortales fueron trasladados al tanatorio de la M-30, donde sus familiares y amigos le tributan el último adiós desde las nueve de la mañana de hoy.

Álvarez de Miranda y Torres fue el fundador del Partido Popular Demócrata Cristiano, en 1976, y un año después participante en la formación de la Unión de Centro Democrático (UCD) de Adolfo Suárez. Fue en 1977 cuando se convirtió en uno de los presidentes del Congreso de los Diputados de la Transición, al ocupar el puesto entre 1977 y 1979.

Cursó estudios de Derecho en las Universidades de Madrid y Zaragoza, y de Derecho Comunitario en la Universidad de Luxemburgo. Durante doce años permaneció en contacto con la Universidad en la calidad de profesor.

En el año 1952 se incorporó al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, al que ha pertenecido durante más de 50 años. En 1962 asistió al Congreso del Movimiento Europeo, y en consecuencia fue deportado por el régimen franquista a la isla de Fuerteventura. En 1961, y a requerimiento del Consejo de Europa, compareció ante la Comisión de Naciones no representadas para emitir un informe sobre la situación política española.

Fue designado por Su Alteza Real el Conde de Barcelona miembro de su Consejo Privado en el año 1964. Ocupó la presidencia del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo entre los años 1978 y 1986, y a una de las vicepresidencias del Comité Ejecutivo Internacional en 1982.

Durante la Legislatura Constituyente de 1977-1979 presidió el Congreso de los Diputados, figurando como firmante de la Constitución de 1978. En su discurso de alocución pronunció estas palabras: «¿España, señores Diputados, vuelve a recobrar su pulso democrático y por ello nos estamos dedicando a la construcción de una convivencia pacífica y estable en el marco de un Estado de Derecho?» (Sesión de 19 de octubre de 1977).

Derechos humanos

En 1979 pasó a ocupar la presidencia de la Fundación Humanismo y Democracia, y formó parte de la delegación de Amnistía Internacional que durante los años 1980 y 1981 investigó la situación de los derechos humanos en Guatemala.

También en 1979, presidió la Delegación Española de la Unión Interparlamentaria asistiendo a varios congresos de la misma. Desde 1986 hasta 1989 desempeñó la función de Embajador Plenipotenciario en la República de El Salvador.

En 1989 fue designado Consejero electivo del Consejo de Estado. En 1992 fue nombrado titular del Comité de Expertos de la Unión Europea para el Programa Plurianual de Derechos Humanos en Centroamérica. De 1994 a 1999 ocupó el cargo de Defensor del Pueblo.

Durante su mandato reclamó pensiones de viudedad para las parejas de hecho, publicó el primer informe de la Institución sobre la violencia y censuró la demora en el pago de las expropiaciones. Solicitó el derecho a una defensa gratuita para los inmigrantes.

Fue Senador Honorario de Europa. Fue investido Doctor Honoris Causa por las Universidades Miguel Hernández de Elche en 1999 y por la IE Segovia en 2005. En 2009 recibió el Doctorado Honoris Causa por las Universidades de Alcalá de Henares y Rey Juan Carlos de Madrid.