El doble lenguaje del comunicado de ETA
Unos jóvenes siguen la declaración de ETA en un bar de San Sebastián - AFP

El doble lenguaje del comunicado de ETA

Claves para asimilar lo que la banda terrorista dice en su mensaje

bilbao/ madrid Actualizado:

«Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática»

La alusión en el comunicado a «una oportunidad histórica» puede encerrar la exigencia al gobierno de turno de que la debe aprovechar, ya que, en caso contrario... Al fin y al cabo, la declaración es hecha por una organización terrorista que no acaba de anunciar su disolución y que se niega a entregar las armas. Además, para ETA, una «solución justa y democrática» no es otra que el reconocimiento, por parte del Estado, de la autodeterminación del País Vasco, con la anexión de Navarra.

«El reconocimiento de Euskal Herria debe prevalecer sobre la imposición»

La banda anuncia el «cese definitivo de su actividad armada», aparentemente sin condiciones, pero incluye en su comunicado afirmaciones como que «el reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición». Es decir, que ya de entrada el País Vasco tiene que constituir un estado independiente, por encima de la Constitución o de las instituciones del Estado. ¿Inercias del pasado? ¿Condiciones más o menos solapadas para abandonar definitivamente el terror?

Para los presos y los prófugos «nuestro reconocimiento y más sentido homenaje»

El comunicado, lejos de reservar, por tímida que fuera, una petición de perdón a las muchas víctimas ocasionadas por el tiro en la nuca y el coche bomba, se permite enaltecer a los pistoleros. Aquí tampoco cumple con las exigencias de las víctimas, que piden un final del terrorismo sin impunidad para los criminales y con un reconocimiento de ETA de tanto dolor causado durante décadas. De hecho, la propia Conferencia de Paz pedía el reconocimiento de «todas» las víctimas, y, por tanto, de las auténticas.

«ETA decide el cese definitivo de su actividad armada», afirmación incompleta

Expertos antiterroristas reconocen que la afirmación de que «ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada» va mucho más lejos que otras anteriores en las que mostraba su «voluntad» o «disposición» a dejar de matar, pero siempre a condición de que el Gobierno correspondiera con la apertura de una negociación de carácter político. Sin embargo, la banda persiste en su actitud de no disolverse ni entregar las armas, y en consecuencia su sola existencia es ya una amenaza.

Llamamiento al Gobierno para «la resolución de las consecuencias del conflicto»

En esta afirmación ya hay una condición, aunque no una contraprestación política. Se refiere a la «mesa técnica» que establece la «oferta de Anoeta» en la que el Gobierno y ETA deberían hablar de abandono de las armas, presos, huidos y víctimas. Pero estas no quieren que la política penitenciaria se convierta en una «medida de gracia». La amnistía está prohibida en el ordenamiento constitucional. Más difícil es aún el asunto de los prófugos, muchos de ellos reclamados por numerosos crímenes.

«ETA con esta declaración muestra su compromiso claro, firme y definitivo»

El compromiso, dice ETA, es «definitivo», pero esta afirmación la incluye inmediatamente a continuación de otra en la que hace un llamamiento «a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo». Si la banda considerara que ambos gobiernos no han cumplido con ese «compromiso», ¿se sentirían los terroristas legitimados para romper el suyo y retomar la actividad terrorista? ETA ya engañó con la atrocidad de la T-4. Son lógicas y justas las sospechas.