La presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, preside la entrega de los XXXIII Premios Andalucía de Periodismo
La presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, preside la entrega de los XXXIII Premios Andalucía de Periodismo - EP

Díaz agita el 155 porque el Govern está «quebrando la convivencia»

Ciudadanos exige elecciones a Sánchez para que deje de «humillar» a los españoles

MadridActualizado:

El silencio del Gobierno ante las 21 exigencias que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, le presentó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en su último encuentro en Barcelona, abrió ayer el cisma del malestar en el PSOE y provocó, una vez más, el hastío de Ciudadanos y Partido Popular.

La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, aseveró ayer que el Gobierno y la Generalitat no pueden hablar «como un gobierno de igual a igual», durante una entrevista en cadena Ser. Díaz expresó que está a favor del diálogo para avanzar en el conflicto, pero que «al mismo tiempo tiene que haber un cumplimiento claro y nítido del Estado de derecho, y lleva demasiado habiendo un pulso permanente, una quiebra de la convivencia que genera esta crisis territorial».

Respecto a la aplicación del artículo 155, no mostró abiertamente su respaldo aunque sí sugirió que «siempre que uno se salte el Estado de derecho, la Constitución está para protegernos». Para luego añadir que Torra «está echando un pulso a la Constitución y al Estado de derecho, y lo más duro que están quebrando es la convivencia entre ciudadanos».

La líder del PSOE-A se suma así al endurecimiento del tono contra el soberanismo catalán, que durante las últimas semanas le han demandado a Sánchez otros barones socialistas como el presidente de Aragón, Javier Lambán, o su homólogo en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Al otro lado del tablero político, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, exigió al presidente del Gobierno «elecciones ya para poner fin a esta humillación continua» después de revelarse que entre las medidas de Torra se encuentra una comisión internacional de mediación entre España y Cataluña. «Sánchez acepta lo inaceptable para nuestra democracia», expresó Rivera en Twitter. «Todo le vale por el poder, hasta consentir que su socio Torra pida una mediación, como si España fuera una dictadura y Cataluña otro Estado», continuó. También el portavoz en el Congreso de Cs, Juan Carlos Girauta, sostuvo que «sería irónico» que los partidos secesionistas bloqueasen el acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado después de todas las «servidumbres» del Gobierno.

El Partido Popular, no obstante, no quiso que el mensaje de Torra eclipsara el discurso del Rey y prefirieron utilizar su intervención del día para aplaudir las palabras del monarca y no para entrar a valorar las exigencias del presidente de la Generalitat, que quiso llevarse ayer el protagonismo del día de Navidad.

«No hace falta mediador»

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, aseveró ayer que «no hace falta» un mediador para solucionar la crisis soberanista porque «deberíamos bastarnos los españoles y catalanes para resolver los conflictos territoriales». Echenique, además, celebró «los puentes de diálogo» entre el Gobierno y la Generalitat, así como que Torra pase de hablar de la «vía eslovena» a «hacer propuestas».