El consejero de Interior, Joaquim Forn, junto a Trapero el jueves. Vídeo: Cronología del aviso de la CIA a los Mossos

Los Cuerpos de Seguridad del Estado «en ningún momento» quitaron valor a la alerta de atentado

En la mesa de evaluación de la amenaza celebrada el 1 de junio se estudió la alerta, tal como refleja el acta, y nunca se le restó relevancia

MADRID - BARCELONAActualizado:

Lo Mossos d´Esquadra desoyeron una alerta de los servicios de inteligencia de Estados Unidos de fecha 25 de mayo que apuntaba a la posibilidad de la comisión de un atentado en Barcelona y, específicamente, en las Ramblas.

Pese a los intentos por parte de la Generalitat de echar balones fuera, fuentes de la lucha antiterrorista confirman a ABC que el aviso llegó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los Mossos y que no fue «desmerecido». Las sospechas de atentado las recabó la CIA y las trasladó al National Counterterrorism Center (NCTC), el Centro Nacional Antiterrorista, que recopila información de más de una veintena de agencias. Fue el NCTC quien lo comunicó a la Policía Nacional, la Guardia Civil, el CNI, el CITCO y también los Mossos, conocedores de las competencias de seguridad están transferidas en territorio catalán. Además, la Policía se lo envió por segunda vez al cuerpo autonómico.

Fuentes de la lucha antiterrorista confirmaron a ABC que los Mossos recibieron la alerta de la CIA sobre un posible ataque en las Ramblas

El mensaje, a cuyo contenido ha tenido acceso ABC, decía que se trataba de «información no corroborada de veracidad desconocida de finales de mayo de 2017». Según estas sospechas, «el Estado Islámico de Irak y ash Sham (ISIS) estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, España específicamente, calle La Rambla».

Según fuentes de la lucha antiterrorista, se trata de un mensaje que afecta única y exclusivamente al ámbito de la prevención en materia de protección de la seguridad ciudadana. Es decir, no hay nombres ni datos concretos para iniciar una investigación, sino que sirve para extremar la precaución en las zonas señaladas. La información suministrada por la CIA no aporta ni filiaciones, ni teléfonos, ni domicilios, ni vehículos, ni ningún otro dato. Tampoco, por supuesto, ofrece la fuente a los servicios de seguridad españoles. De ahí que no tuviera valor operativo, solamente de prevención.

Transcripción del aviso remitido por EE.UU. el 23 de mayo
Transcripción del aviso remitido por EE.UU. el 23 de mayo

Reforzar la seguridad

Según las mismas fuentes, este aviso debería haber obligado a los Mossos, que tienen la competencia exclusiva en seguridad ciudadana en Cataluña, a reforzar la presencia policial durante los meses de verano.

Por parte catalana, tanto el consejero de Interior, Joaquim Forn, como el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, confirmaron que, efectivamente, el 25 de mayo la policía catalana recibió el aviso -adelantado ayer por «El Periódico»-, aunque el mismo se desestimó al considerar que su credibilidad era «muy baja». La confirmación llega después de tres desmentidos con posterioridad a los atentados.

Barceloneses y turistas hacen un alto en el Memorial con flores a las víctimas de atentado terrorista,
Barceloneses y turistas hacen un alto en el Memorial con flores a las víctimas de atentado terrorista, - EFE

En una rueda de prensa convocada de urgencia, Forn y Trapero precisaron que también el Estado desestimó el aviso, asegurando que en las reuniones de la mesa de evaluación de la amenaza terrorista que se celebraron el 25 de mayo -el mismo día en el que se recibió la comunicación- y el 8 de junio no se trató el asunto. Fuentes consultads por este diario lo desmienten. En la mesa de evaluación del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) del pasado 1 de junio se estudió el aviso. El acta refleja que su «fiabilidad está siendo contrastada». Forn añadió que tras tener conocimiento del aviso se habló del mismo «a nivel político con el Gobierno», que tampoco le dio veracidad. «Era un aviso de muy baja fiabilidad. Fuentes de la seguridad del Estado aseguran a ABC que «en ningún momento» se quitó valor a la alerta lanzada desde Estados Unidos.

Tanto el la mesa de evaluación de la amenaza terrorista como la Generalitat cuestionaron la fiabilidad de la alerta de la CIA

Se contrastó también con el Estado», añadió el consejero, que recordó que los Mossos reciben «decenas de avisos» sobre amenazas terroristas en los lugares más diversos, como la Sagrada Familia, eventos deportivos, estaciones y también las Ramblas. «Todas se comprueban», añadió Forn, que en clave política enmarcó la aparición de estas informaciones en el contexto de una campaña para «ensuciar» el prestigio de los Mossos. Trapero añadió que con posterioridad a los atentados de las Ramblas y Cambrils del día 17, y en el marco del CITCO que se celebró cuatro días después, este centro de coordinación también descartó que los ataques tuviesen relación con el aviso que llegó de los Estados Unidos. De hecho, y según recordaron fuentes del Govern, el atropello de las Ramblas era el «plan B» de la célula yihadista.

Pese a estas consideraciones, y a que ya en mayo se descartó el aviso por poco fiable, los Mossos decidieron incrementar su presencia en las Ramblas, paseo que concentra el 10% del esfuerzo en materia antiterrorista de la policía autonómica en Barcelona. Trapero, sin revelar la fuente, precisó por su parte que el aviso que recibieron los Mossos en mayo no fue ni de la CIA ni del NCTC, ni directa ni indirectamente.

Fuentes de la lucha antiterrorista consideran «imposible» que los Mossos no recibieran la información por el mismo cauce que llegó a los citados cuerpos de seguridad nacionales. El Ministerio del Interior ha declinado pronunciarse porque no quieren «polémicas públicas sobre asuntos de seguridad».