El supuesto cabecilla de la trama Gürtel Francisco Correa
El supuesto cabecilla de la trama Gürtel Francisco Correa - EFE

Correa se enzarza con Peñas en un receso: «¡La pastuqui, la pastuqui, que te la llevabas tú y no el muerto!»

El supuesto cabecilla de la trama aprovecha un receso del juicio para encararse con el delator de la Gürtel

Actualizado:

Es el segundo día que declara José Luis Peñas, la persona que denunció el caso Gürtel. El Ministerio Público ha empezado a preguntar por la caja B de Serrano 40 y las entregas de dinero en un sobre por parte de Pablo Crespo a Pepe Peñas.

El delator de Gürtel acusado de cohecho y prevaricación explica que «nadie podrá probar que esos pagos llegaron a mí». Y justifica el apunte del famoso pendrive: «Otro acusado, Rafael Naranjo, habló de otro Peñas, responsable de pagos de Sufí... Que ha recibido ingresos de Correa... Es más lógico que ese José Peñas sea el que cobró... Pueden haber constituido pruebas para chantajearme...».

Han pasado ya las doce de la mañana y el presidente del Tribunal, Ángel Hurtado, marca el primer receso de la mañana. Uno de los primeros en salir al hall de entrada es Peñas. Le sigue junto con algunas defensa Correa, que camina rápido para alcanzarlo y le grita con voz ronca justo en la salida: «¡La pastuqui, la pastuqui, que te la llevabas tú y no el muerto! ¡Sinvergüenza!». Se refiere a José Peñas, muerto durante la instrucción, y al que se ha referido durante su testimonio a la fiscal Concepción Nicolás.

«¡Qué caradura! ¿Ahora trabajabas gratis?», continua Correa desde la distancia.

Peñas le responde desde el fondo de la sala: «¡Golfo! Te vas a acordar cuando te entaleguen... Tiempo tendrás de pensar». A estas alturas ha llegado su compañero, Juanjo Moreno, y su abogado, Ángel Galindo, y Peñas opta por no seguir el ataque.

Correa sigue enfadado durante todo el receso. Acercándose a los periodistas y continuando su queja: «Y va y se escuda en el muerto. ¡Con los viajes que yo le he pagado!».

Hoy más que nunca Correa ha visto que el proceso se le va de las manos.