José Luis Peñas, delator de la trama Gürtel - EFE

El delator de la Gürtel: «Correa era una persona importantísima en el PP»

José Luis Peñas dice que el cabecilla de la trama tenía «un poder inmenso» y «estaba al lado del presidente»

MadridActualizado:

El exconcejal del PP en Majadahonda José Luis Peñas, conocido como el delator de la Gürtel, ha afirmado este martes que el presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, «era una persona importantísima en el PP», tenía «un poder inmenso» en el partido y «estaba al lado del presidente».

Durante su declaración ante el tribunal, Peñas, que se enfrenta a seis años y cinco meses de cárcel, ha explicado que en el año 2001, cuando él entró a trabajar para el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, Correa tenía un papel muy importante en el PP «sin necesidad de estar en la ejecutiva» de la formación y estaba «al lado del presidente, haciéndole ganar campañas».

Peñas ha explicado ante el tribunal del macrojuicio de Gürtel cómo comenzó a grabar las 17 horas de conversaciones de Correa que sirvieron para iniciar la investigación contra la trama corrupta y que aportó en una denuncia interpuesta en 2007.

Decidió empezar a hacerlo en 2005 después de que intentara denunciar irregularidades urbanísticas en el municipio, unas denuncias que no llegaron «a buen puerto», y cuando se dio cuenta de que estaba «junto a una red que va más a allá de una red de amigos».

«Soy funcionario y me podía haber ido a mi puesto de funcionario tranquilamente a trabajar, podía haberme metido hasta dentro en la organización de Correa, pero nunca he sido miembro de ninguna empresa suya ni he tenido ningún puesto en ninguna empresa», se ha justificado.

Era «relativamente sencillo» corromper

Peñas ha explicado que la red corrupta conseguía contratos «amañados» para organizar actos para el PP y las instituciones que gobernaba, y lo hacía con el aval de que el cabecilla de la trama, Francisco Correa, era amigo de Aznar.

De hecho, ha recordado que Correa asistió a la boda de la hija de Aznar en El Escorial: «Si te invitan a la boda de la hija del presidente, muy mindundi no eres», ha opinado. La Gürtel también conseguía embolsarse dinero, ha dicho, mediando en operaciones urbanísticas irregulares y consiguiendo a cambio «un tanto por ciento establecido».

Se ha referido en concreto a un presunto pelotazo urbanístico en Arganda del Rey (Madrid) en el que la red de Correa ganó, según las investigaciones, unos 12 millones de euros.

«Al estar integrados en el PP, en el partido que maneja las instituciones, cuando no te aumenta la edificabilidad, te aumenta el número de viviendas; los negocios salían redondos por todas partes», ha opinado. Así, ha insistido en que era «relativamente sencillo» corromper a la gente «o entrar en un círculo de corrupción».

Seis años de cárcel

Peñas, que grabó durante dos años a Correa -conversaciones que supusieron el arranque de la investigación a la trama corrupta-, ha explicado que conoció a Ortega en 1999, cuando era secretario de Organización del PP de Madrid, y éste le pidió que trabajara para él como concejal en Parla.

Pese a su colaboración para desenmascarar a Correa, la Fiscalía cree que Peñas participó en la trama -en concreto le acusa de haberse quedado con 32.000 euros de la red corrupta, algo que él niega-, pero pide que se le aplique la atenuante de confesión en todos los delitos.

Por ello, la pena que le pide Anticorrupción, seis años y cinco meses de cárcel, es sensiblemente menor a la de la mayor parte de los implicados en la red que se sientan con él en el banquillo.