Carles Puigdemont, tras salir de la cárcel - EFE | Vídeo: Por qué la euroorden contra Puigdemont no es automática ATLAS

Las consecuencias de que la Justicia alemana no entregue a Puigdemont por rebelión

El expresidente catalán no podrá, entre otras cosas, ser inhabilitado hasta que haya sentencia firme

MadridActualizado:

¿La decisión de Alemania de no entregar a Puigdemont por rebelión es recurrible?

En este momento no, porque no hay ninguna decisión definitiva. Los jueces de la audiencia territorial alemana se han limitado a anunciar que no lo entregarán por rebelión, pero que sí aceptan tramitar la orden por el segundo delito: malversación. El pronunciamiento del tribunal fue improcedente porque es precisamente ahora cuando se inician los trámites para dar cumplimiento a la euroorden y no era el momento de analizar los hechos descritos por el juez Llarena. Cuando la decisión sea firme (en dos o tres semanas) sería recurrible si causa un perjuicio a una de las partes. En este sentido, así como el recurso de la defensa sí estaría justificado, la Fiscalía alemana ha dicho que «no tiene margen» para hacerlo.

¿La consulta de LLarena ante Luxembrugo podría modificar la decisión?

Sí, siempre que Luxemburgo entienda que Alemania se extralimita y no actúa conforme a la decisión marco que regula la euroorden. Esa normativa señala que «(...) la entrega podrá supeditarse al requisito de que los hechos que justifiquen la emisión de la orden de detención europea sean constitutivos de un delito respecto del derecho del Estado miembros de ejecución, con independencia de los elementos constitutivos o la calificación del mismo».

Si al final lo entregan solo por malversación, ¿se le puede juzgar por rebelión?

No, solo se le podría juzgar por el delito por el que se acepta su entrega: malversación. Sin embargo, una vez cumplida condena por ese delito, si permanece 40 días en España, se le podría perseguir por el otro.

¿A qué pena se enfrentaría el expresidente catalán?

El horizonte penal de Puigdemont no parece muy halagüeño, porque el delito de malversación se castiga con penas de entre cuatro y ocho años, pero puede llegar hasta los 12 cuando la cuantía de la defraudado es importante, como es el caso.

Cuando Puigdemont llegue a España, ¿podrá esperar el juicio en libertad como ahora?

Es altamente improbable que una vez en España el Supremo le permita permanecer en libertad. Su historial de huidas está fuera de toda duda, lo que justificaría su ingreso en prisión preventiva por riesgo de fuga, de reiteración delictiva y por la propia gravedad del delito que se le imputa, castigado, en su modalidad agravada, con hasta 12 años.

¿Cuando el procesamiento sea firme Puigdemont será inhabilitado?

Al no poder juzgarle por rebelión, esa opción, que sí será posible en el caso de Oriol Junqueras y de Jordi Sànchez (ambos diputados catalanes), no se va a poder dar en el caso de Puigdemont. Sí se le podrá inhabilitar en sentencia si resulta condenado, pero para eso pasará casi un año.

¿Puede ser candidato a presidente de la Generalitat o ir en alguna lista si hay nuevas elecciones?

Las únicas restricciones que se pueden plantear al ejercicio de sus derechos políticos son las que se deriven de su estancia en prisión preventiva. Sus permisos para acudir a plenos, votaciones o delegar su voto corresponden al juez Llarena. Su situación en ese sentido sería similar a la de Junqueras, Sànchez y Turull: les permitieron delegar el voto pero no salir de la prisión para asistir al Parlamento ante el riesgo de focos de violencia de la multitud en sus desplazamientos. Sí podría ir en una lista electoral, como lo hizo Sànchez en diciembre desde prisión, cuando se integró en la de JpC como número dos.