Miguel Gutiérrez, Marta Martín, Juan Carlos Girauta y José Manuel Villegas - EFE

Ciudadanos y el PSOE alcanzan acuerdos pero les separa el «sí» a Sánchez

Ambos partidos sellan acuerdos concretos sobre regeneración, lucha anticorrupción y políticas sociales. El equipo de Rivera descarta que Rajoy tenga más apoyos para ser candidato

MADRIDActualizado:

PSOE y Ciudadanos alcanzaron ayer sus primeros acuerdos fruto de las negociaciones que ambas formaciones vienen desarrollando desde hace más de diez días. Como publicaba ayer este diario, los acuerdos son profundos en el campo de la regeneración democrática, la lucha contra la corrupción o las políticas sociales.

Para Pedro Sánchez es muy importante tener la semana próxima un acuerdo cerrado de investidura con Ciudadanos porque necesita presentar algún resultado a los 190.000 militantes del PSOE en la consulta del sábado 27 de febrero, cuatro días antes del Pleno del Congreso.

Sin embargo, el acuerdo final todavía está lejos, ya que todavía existen diferencias respecto al mercado laboral, la fiscalidad o alcanzar un texto consensuado sobre la unidad de España. Para facilitar el consenso en este último punto, Ciudadanos puso ayer encima de la mesa un texto que recoge un párrafo de la declaración política del propio Comité Federal del PSOE, contrario a la celebración de consultas de autodeterminación. «No es fácil llegar a este acuerdo, hay dificultades, los avances son claramente insuficientes, pero hay tiempo y no hay ningún obstáculo insalvable», señaló José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, al término de la reunión. «Las conversaciones avanzan a buen ritmo. Estos avances nos hacen pensar que vamos a poder llegar a un acuerdo entre el lunes y el martes», dijo de modo todavía más explícito Antonio Hernando, portavoz del PSOE.

A día de hoy, al margen de los escollos programáticos, la gran divergencia de la relación entre PSOE y Ciudadanos es qué sucederá después, en caso de que el acuerdo cristalice. El PSOE aspira a que los de Rivera voten «sí» a la investidura. Hernando fue contundente al respecto: «Trabajamos a favor de sumar votos a la investidura de Pedro Sánchez». Por contra, Villegas insistió en que su límite es la abstención. Sin embargo, en el partido ya se afirma que un cambio de postura al respecto tiene que ser aprobado por su Ejecutiva y el Consejo General, dejando por tanto abierta la puerta a que eso pueda pasar, cuando hasta hace poco esa posibilidad ni siquiera se quería contemplar.

El futuro de Rajoy

Al margen de los acercamientos y discrepancias entre el PSOE y Ciudadanos, la mano derecha de Rivera dejó ayer claro que en su partido no se trabaja a día de hoy con la hipótesis de que Mariano Rajoy vuelva a ser candidato a la investidura en caso de que Pedro Sánchez no alcance los acuerdos suficientes. «El señor Rajoy declinó en su momento el ofrecimiento de ser candidato porque consideraba que no tenía los apoyos suficientes. Suponemos que si cambia de opinión será porque tenía más apoyos que tenía entonces. Cosa que dudo que pueda tener. Desde entonces lo único que ha cambiado en el PP es que le han estallado tres casos de corrupción. El señor Rajoy titó la toalla y no sé si evaluó la gravedad que tenía ese gesto. Yo, personalmente, dudo que en adelante vaya a tener más apoyos de los que tuvo en su momento», señaló Villegas.

Por ello, a día de hoy, Ciudadanos sigue trabajando en la tesis de que los populares se abstengan si finalmente se alcanza un acuerdo con el PSOE. «Si al final hay un acuerdo, creo que será lo suficientemente moderado en cuanto a políticas económicas y fiscales, y lo suficientemente innovador, como para que el PP tenga que decidir si se suma a ese acuerdo de cambio tranquilo al que estamos intentando llegar».

Por su parte, el portavoz del Comité negociador del PSOE, Antonio Hernando, trató de centrar la atención en la casi seguridad que tienen Ferraz de que, finalmente, habrá acuerdo con Ciudadanos y no en el hecho de que esta formación todavía se debata entre el no y la abstención. Y prevé que haya acuerdo con C´s «lunes o martes»; de hecho, Ferraz lo ansía porque no puede llegar a la consulta del sábado a los militates sin un texto que presentarles y con la amenaza de que los de Albert Rivera se abstengan y Pedro Sánchez coseche un rotundo fracaso en su tentativa de investidura. El líder socialista puede perder las dos votaciones, pero no es lo mismo hacerlos con 143 escaños a favor (PSOE, C´s, IU y otros grupos pequeños), que solo con los 90 que logró el PSOE el 20-D.

Respecto a la sorpresa de Ciudadanos pidiendo ayer que se incluya en el acuerdo el párrafo de la resolución adoptada por el Comité Federal del PSOE en su reunión del 28 de diciembre, en defensa de la unidad de España, Hernando explicó que no tienen «inconveniente» porque es la postura oficial del partido.

Felipe y Guerra apelan al PP

Por su parte, el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra auguró anoche que Pedro Sánchez «tiene muy difícil gobernar» porque «la aritmética es implacable» en contra. Cree que está haciendo un esfuerzo grande para sacar a la política española del impasse en el que está pero será difícil si el PP no se abstiene, porque Podemos está claro que no quiere un acuerdo con los socialistas, dijo.

En ese mismo sentido se pronunció el expresidente Felipe González, al calificar como «una buena aproximación» los acuerdos entre el PSOE y Ciudadanos y reclamó al PP que dé «un paso hacia adelante» y sea «generoso» para facilitar la investidura de Sánchez. Yvolvió a recordar su tesis a los dos partidos tradicionales: «si no son capaces de formar Gobierno, no imposibiliten que el otro lo forme».