Ignacio Aguado, futuro vicepresidente autonómico, en la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso
Ignacio Aguado, futuro vicepresidente autonómico, en la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso - José Ramón Ladra

Ciudadanos intenta arrebatar al PP el liderazgo de la Comunidad de Madrid

Ignacio Aguado ejerció ya de portavoz en el estreno de Isabel Díaz Ayuso como presidenta autonómica

MadridActualizado:

Superado el escollo de la investidura el pasado miércoles, ayer la popular Isabel Díaz Ayuso tomó posesión como presidenta de la Comunidad de Madrid en una XI Legislatura que estrena Gobierno de coalición. La negociación entre PP y Ciudadanos (Cs) para la consecución del Ejecutivo regional fue compleja, pero es ahora cuando ambos partidos deben superar las rencillas diarias para llevar a buen término sus promesas electorales.

El equilibrio entre la reivindicación de los propios méritos y la concepción del trabajo como el de un solo equipo de Gobierno se antoja clave para el porvenir de la legislatura. La Real Casa de Correos, durante la toma de posesión de Díaz Ayuso, fue testigo del primer juego de funambulismo entre dos formaciones que reclaman su propio espacio después de que apenas los separasen 90.000 votos el 26 de mayo.

La protagonista del día, Díaz Ayuso, fue arropada por destacados miembros de su partido -acudió a la sede del Gobierno regional incluso el presidente del PP, Pablo Casado-, pero también por el que será su vicepresidente y portavoz, Ignacio Aguado (Cs).

El Gobierno regional, con siete consejeros del PP y seis de Ciudadanos, es prácticamente paritario

El líder de Cs en la Comunidad de Madrid combinó elogios hacia la nueva presidenta autonómica con el compromiso con un mensaje inequívoco: «No se va a poner en marcha el Gobierno de PP y Cs, sino un Gobierno de todos los madrileños».

Esta máxima casa con «la libertad, la bajada de impuestos y la eficacia en los servicios públicos» que enarboló ayer como estandarte la presidenta regional. Sin embargo, precisamente habrá que ver cómo encaran la prometida «mayor bajada de impuestos de la historia» y quién la lidera.

Pese a que esta es la gran apuesta de Díaz Ayuso, también era una de las líneas fuertes de Cs en la campaña. Aguado, además, será el portavoz del Ejecutivo regional, por lo que sobre el papel es él quien tendrá que explicar los avances del Gobierno de coalición.

Los dos partidos prometen gobernar por todos los madrileños con una gran bajada de impuestos

Aun con las buenas intenciones por delante, lo cierto es que en el nombramiento de los consejeros cada partido ha designado a los responsables de las áreas que les correspondían sin consultar a su socio. Es decir, el PP ha elegido a siete consejeros y Cs, a seis.

Desde el PP renunciaron a comentar los consejeros propuestos por Cs, mientras que Aguado ayer rehusó valorar los últimos nombres desvelados por los populares y aseguró que trabajará con todos ellos «codo con codo».

Pacto de no agresión

El PP evitó cargar, por ejemplo, contra la designación de Ángel Garrido como consejero de Transportes -este fue presidente de la Comunidad de Madrid con el PP la pasada legislatura y anunció su marcha a Cs en plena campaña de las elecciones generales-; y Aguado, contra las incorporaciones de Enrique López a Justicia -en su día recusado de los casos Bárcenas y Gürtel por su proximidad al PP- o de Javier Fernández-Lasquetty a Hacienda -que dimitió hace cinco años tras tumbar la Justicia su plan de privatización sanitaria-.

Los distintos consejeros deberán negociar y alcanzar acuerdos interdepartamentales en asuntos tan diversos como la gestión de la red de Metro o los Presupuestos regionales, en cuya elaboración son imprescindibles Hacienda (PP) y Economía (Cs). Con los precedentes de Andalucía, Castilla y León y la Región de Murcia, populares y liberales realizan un nuevo ensayo de coalición que Cs, de momento, rechaza trasladar a las papeletas electorales.