Inés Arrimadas y Juan Marín bailan en la feria de Jerez de la Frontera
Inés Arrimadas y Juan Marín bailan en la feria de Jerez de la Frontera - Efe
Elecciones 26-M

Ciudadanos compensará el «infierno fiscal» de Pedro Sánchez en las comunidades autónomas

Albert Rivera promete bajar el tramo autonómico del IRPF con cada subida del Gobierno

MadridActualizado:

Albert Rivera quiere presentarse en la campaña de las elecciones del 26 de mayo como el auténtico líder de la oposición. Ayer, en la madrileña plaza de Chamberí, no dejó pasar la oportunidad de atacar nuevamente la política fiscal de Pedro Sánchez y prometió una compensación: bajar el tramo autonómico de IRPF, allá donde gobierne Ciudadanos (Cs), para contrarrestar cada subida de este impuesto por parte del Gobierno.

«No nos despistemos. Si Sánchez no tiene un contrapeso, va a hacer lo que le dé la gana», advirtió Rivera ante cerca de cuatrocientos simpatizantes, que recibieron con entusiasmo su nueva propuesta. «Por cada euro de IRPF que suba Sánchez, nos comprometemos a bajarlo y compensarlo con los tramos autonómicos de las comunidades autónomas. Les vamos a ofrecer un salvavidas naranja para que no les metan la mano en sus bolsillos», prometió el líder liberal.

En el que fue el acto de presentación de la candidatura europea de los liberales -intervinieron Luis Garicano y Maite Pagazaurtundúa, números uno y dos de Cs al Parlamento Europeo-, Rivera afirmó que si el 26-M gana Cs, Madrid se convertirá en «la punta de lanza del liberalismo en Europa». Para ello, aseguró contar con un equipo «de final de Super Bowl o Champions League», en el que se integran Soraya Rodríguez, Javier Nart, José Ramón Bauzá o Jordi Cañas, entre muchos otros.

Reforma de la euroorden

En su intervención, Garicano retomó la propuesta de reformar la euroorden para evitar que Carles Puigdemont y demás prófugos sigan a la fuga, y añadió un nuevo matiz: el compromiso de que sus eurodiputados no designarán a ningún comisario de Justicia en la UE que no promueva la reforma de este mecanismo. Los liberales llamaron nuevamente a una participación masiva, esta vez para evitar la «destrucción» de la UE.