Cristina Ciifuentes, ayer, ante los medios en la sede del Gobierno regional - EFE

Cifuentes ratifica al juez su denuncia por la gestión del Canal

Velasco interrogó ayer a cinco testigos el día que estalló el caso, antes que a los imputados

MadridActualizado:

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ratificó ayer al juez Eloy Velasco la denuncia que su Gobierno presentó por la gestión «anómala» de su antecesor, Ignacio González, al frente del Canal de Isabel II, la empresa pública dedicada a la gestión del agua de Madrid. Fuentes de la investigación informaron a ABC que Cifuentes se desentendió del detalle de las obras y empresas investigadas, que alegó desconocer, y se limitó a confirmar que la Comunidad de Madrid levantó la alfombra del Canal cuando ella llegó al Gobierno regional.

En el foco de los medios desde primera hora del día, Cifuentes fue citada por el juez como testigo el mismo día en el que estalló la operación, una premura inusual. La presidenta utilizó la potestad que le otorga la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la norma que regula el proceso penal, para declarar por escrito, una posibilidad que permite el artículo 412 a un presidente autonómico y otros cargos si son citado como testigo en una investigación.

El magistrado se desplazó hasta el despacho de Cifuentes, situado en la sede del Gobierno regional en la madrileña Puerta del Sol, y le entregó un cuestionario de preguntas pasadas las cuatro y media de la tarde. En el mismo viaje, Velasco interrogó durante una hora al consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, portavoz del Gobierno de Cifuentes y actual presidente del Canal, Ángel Garrido, también como testigo.

«Colaboración absoluta»

Como la causa está bajo secreto de sumario, la presidenta evitó explicar el contenido de su declaración, pero aseguró en declaraciones a los medios de comunicación que la Comunidad de Madrid está «colaborando absolutamente con la Justicia». «Tenemos tolerancia cero contra la corrupción y haremos todo lo que nos pida el juez, pero respetamos el secreto de sumario. Somos los primeros interesados en que se llegue hasta el final», expresó Cifuentes, que recordó que en el gobierno regional remitió «en su día» información a los investigadores sobre las irregularidades en torno al Canal.

Cifuentes se refiere a la documentación que su gobierno trasladó a la Fiscalía al detectar «anomalías» en las filiales del Canal de Isabel II en Iberoamérica, un paso que ha desembocado en el arresto de su antecesor, Ignacio González. El testigo lo recogió la Fiscalía Anticorrupción, que en octubre de 2015 inició las diligencias de investigación, llevadas ante el juez de la Audiencia Nacional en julio 2016.

La oposición en la Asamblea de Madrid (PSOE, Podemos y Ciudadanos) también presentó un informe en marzo de este año con sospechas sobre esta empresa, otro paso más. El PSOE madrileño cargó ayer contra Cristina Cifuentes, lamentó su «falta de colaboración» y la acusó de ser «parte activa con distintos cargos institucionales» en la era investigada por el juez.

Además de Cifuentes y Garrido, ayer también declararon como testigos Rafael Prieto, el director general del Canal; Marisa González, la jefa de gabinete de Cifuentes; y Josep Creuheras, el presidente del Grupo Planeta.

Prieto ratificó al juez el contenido del informe aportado a los investigadores, según informaron fuentes jurídicas, y fue el que más se explayó en las cuestiones técnicas de la causa.

El interrogatorio a la jefa de gabinete de Cifuentes, Marisa González, se centró en la rama de la investigación que aborda las supuestas coacciones de Francisco Marhuenda y Mauricio Casals a los dirigentes madrileños para frustrar su denuncia a la Fiscalía sobre la gestión irregular del Canal.

Los siete arrestados por la Guardia Civil deberán comparecer en las próximas horas ante el juez, en calidad de investigados, asistidos de abogado.