La plaza de Garzón, a quien reemplazó Ruz, queda vacante y saldrá a concurso
Secuencia de imágenes del juez Baltasar Garzón durante el juicio en el Supremo - efe

La plaza de Garzón, a quien reemplazó Ruz, queda vacante y saldrá a concurso

El CGPJ oficializará en los próximos días la expulsión del juez de una carrera judicial de 30 años, 22 de ellos en la Audiencia Nacional. La detención de Pinochet, el cerco al entorno de ETA y la persecución de los GAL, las decisiones clave del juez estrella

abc.es / AGENCIAS
madrid Actualizado:

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) deberá hacer efectiva en los próximos días la expulsión de la carrera judicial de Baltasar Garzón, una vez que el Tribunal Supremo le notifique la sentencia que le ha condenado a 11 años de inhabilitación por las escuchas del "caso Gürtel".

Esta comisión, que se reunirá de forma ordinaria el próximo martes, recibirá en las próximas horas formalmente el fallo del Supremo, según fuentes del órgano de gobierno de los jueces, al ser el órgano administrativo al que corresponde oficializar la sentencia que supone para Garzón la pérdida de su condición de juez y con ella los honores y reconocimientos que acompañan al cargo.

Esa separación de la carrera no sólo pone fin a más de 30 años de ejercicio judicial de Garzón (22 años en la Audiencia Nacional), sino que además tendrá consecuencias también en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, del que hasta ahora era titular.

Desde que Garzón fue suspendido cautelarmente por primera vez de sus funciones por el Poder Judicial, cuando el 14 mayo de 2010 el Supremo le abrió juicio oral por declararse competente para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo, su juzgado en la Audiencia Nacional lo dirige el magistrado Pablo Ruz en comisión de servicios. Ahora esa plaza saldrá de nuevo a concurso y podrán optar a ella magistrados de toda España y la Comisión Permanente del CGPJ será también la encargada de elegir el idóneo entre los aspirantes por criterios de antigüedad y experiencia.

Pendiente de otros dos fallos

Garzón, a quien el Supremo también ha juzgado ya por la investigación de los crímenes del franquismo, tiene todavía otra causa más abierta en el Alto Tribunal: la que investiga los patrocinios de los cursos que impartió en la Universidad de Nueva York durante 2005 y 2006.

El instructor de esta causa, el magistrado Manuel Marchena, que también formó parte del tribunal que ha condenado a Garzón por las escuchas a la trama "Gürtel", puso fin a la instrucción el pasado 27 de enero en un auto notificado en el que transformó las diligencias en procedimiento abreviado y le imputó un delito de cohecho impropio.

Garzón ha sido juzgado en el TS por la causa del franquismo y queda una tercera causa

No obstante, la causa aún está en fase de recursos y no se ha dictado el auto de apertura de juicio oral, una decisión que aún tiene pendiente Marchena, y que podría verse condicionada también por la separación de Garzón de la carrera judicial, ya que esa expulsión supone también que pierde su condición de aforado.

Si Marchena considera que aún así Garzón debe ser juzgado en el Supremo porque los hechos que se le imputan se produjeron cuando todavía ostentaba el aforamiento que le otorgaba su condición de magistrado, podría decidir dictar entonces la apertura de juicio oral.

También existe la posibilidad de que el magistrado del TS remita la causa a los juzgados madrileños de Plaza de Castilla si entiende que, al dejar de ser aforado, debe ser la jurisdicción ordinaria la que asuma el procedimiento abierto a raíz de la querella presentada contra Garzón por los abogados Antonio Panea y José Luis Mazón. No obstante, otra posibilidad es que Marchena decidiera archivar la causa si prospera alguno de los recursos pendientes. En este caso, como en los otros dos, la defensa y la Fiscalía han pedido la absolución.