Pablo Casado, este sábado en el Congreso Nacional del PP, después de ser elegido presidente del partido - MAYA BALANYÁ | Vídeo: Pablo Casado se proclama nuevo presidente del Partido Popular ATLAS

Casado anuncia un rearme ideológico del partido desde «el orgullo del pasado»

El ganador definió en su discurso las líneas estratégicas a impulsar desde el PP

MadridActualizado:

«Hemos vuelto. El PP ha vuelto». Pablo Casado lanzó esta doble advertencia en su discurso tras vencer en las primarias de los populares. La advertencia es doble porque tenía como destinatarios tanto a su partido como al resto de formaciones rivales, especialmente al PSOE y al Gobierno. A Pedro Sánchez le advirtió de que en el PP «ya no estamos en funciones». Hay líder, proyecto y ganas de hacer oposición y de elecciones. Sobre todo de elecciones.

A su partido le lanzó, con la misma frase, un mensaje totalmente distinto. Se acabó el olvido -por omisión- del pasado del PP; ni el más reciente, con un Mariano Rajoy todavía muy presente, ni el que está más alejado, que pasa por Manuel Fraga, pero también por José María Aznar. Casado anunció ante los suyos que «empieza una nueva etapa; una etapa orgullosa con nuestro pasado y ambiciosa y con ilusiones por nuestro futuro». Por eso también se comprometió a contar con todos los expresidentes populares. Con Antonio Hernández Mancha, con Aznar y con Rajoy, y también con el legado de Manuel Fraga y, aunque no fuera del PP, con el legado de Adolfo Suárez. «Contaré con todos los expresidentes, y espero que vosotros también contéis conmigo», aseguró. Pero más allá de los legados, el triunfador de las primarias del PP hizo toda una declaración de intenciones sobre el futuro de la formación.

Quiere un rearme ideológico, una puesta en valor de las principales señas de identidad del partido para que la sociedad vuelva a identificarse con ellas. Para el nuevo presidente del PP, la recuperación de los tres millones de votos que la formación ha perdido en los últimos años pasa precisamente por reforzar los valores que a su juicio dan sentido al PP. De hecho, en plena campaña de las primarias anunció que una de las primeras medidas que pretende tomar es la convocatoria de una Convención extraordinaria para el rearme ideológico del partido, un rearme que ha defendido desde el principio.

Victoria y programa

El triunfador del XIX Congreso Nacional del PP dedicó una buena parte de su discurso a desgranar las líneas estratégicas y las medidas que pretende impulsar desde la dirección del partido. Casado cree en la necesidad de «fortalecer las instituciones», y más concretamente en el refuerzo de la Constitución y del Código Penal. «Debemos reforzar nuestra Constitución en vez de intentar abrirla en canal; también hay que reforzar nuestro Código Penal para evitar cualquier desafío secesionista».

El líder del PP prometió «regeneración política», que desde su visión pasa por una modificación de la ley electoral, «sin necesidad de tocar la Constitución», para incorporar un sistema de doble vuelta -el mismo que le ha llevado a ganar la Presidencia de su partido-. También quiere introducir una prima para el partido ganador «para no depender de bisagras nacionalistas». En materia económica, Casado instó a conservar el Estado del bienestar y a asegurar el futuro de las pensiones, a la vez que propuso bajar impuestos como el de sociedades o el IRPF o directamente suprimir impuestos «que no son justos», como el de patrimonio o el de sucesiones.

Casado también se comprometió con la defensa de la educación concertada para evitar que el Gobierno socialista vaya «contra la libertad de elección de los padres», la lucha contra la despoblación e incentivo de la natalidad o la actualización digital de la administración. Antes de la votación de los compromisarios, el líder del PP había ofrecido su discurso como candidato ante el plenario del cónclave. En su intervención definió los valores que a su juicio representa el PP: la libertad, la familia, la seguridad, la defensa de la vida y la unidad de España. Estos principios, aseguró ya como nuevo presidente del partido, son los que tienen que llevar a la formación a reconectar «con la España de las banderas en los balcones, con los que defienden la unidad».

«Habrá integración»

Soraya Sáenz de Santamaría estuvo presente en el discurso de Casado, que insistió en que, al menos por su parte, «habrá integración». También felicitó a la exvicepresidenta del Gobierno por haber protagonizado «una campaña limpia». «No vamos a gastar ni un minuto más en hablar de nosotros», manifestó, queriendo enterrar cualquier rencilla interna.

A Mariano Rajoy le dedicó unas palabras para reivindicar su labor al frente del Ejecutivo y del partido. «Nos has traído hasta aquí. Estamos orgullosos de tu labor de gobierno, y estoy orgulloso de haber sido tu portavoz en aquellos platós a los que nadie quería ir, y de aparecer en los días en los que nadie quería dar ruedas de prensa». El nuevo líder de los populares resumió el desarrollo y los resultados del Congreso como «la renovación de nuestro contrato con España». «Id a vuestros pueblos y a vuestras ciudades y contad lo que ha pasado aquí: la renovación tranquila», aseguró dirigiéndose a los compromisarios y cargos presentes en el cónclave.