Carme Chacón junto a Pedro Sánchez - EFE

Chacón achaca a razones «políticas» su renuncia

Sus compañeros de partido van más allá apuntando a motivos «personales» y a su relación con la nueva Ejecutiva

La exministra de Defensa permanecerá de momento en la Ejecutiva del PSOE

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las guerras internas de los socialistas catalanes ya tienen su primera víctima: la exministra de Defensa Carme Chacón. Fuentes próximas a la todavía diputada anunciaron ayer por la noche su renuncia a presentarse nuevamente como cabeza de lista por Barcelona en la candidatura del PSC al Congreso de los Diputados, puesto que ocupa desde los comicios de 2008.

La renuncia de Chacón es muy significativa puesto que tampoco se presentará en otro puesto de la lista para las presumibles elecciones generales que se convocarán la próxima semana para el 26 de junio. Su decisión ya ha sido comunicada al líder socialista, Pedro Sánchez, y al primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

Una vez más con gesto serio y compungido, Chacón ha comparecido en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados para anunciar públicamente su renuncia pero se ha negado en rotundo a aclarar los motivos de la misma al considerar una y otra vez ante las preguntas insistentes de la prensa que «me los quedo para mí porque creo que no son relevantes». No ha ido más allá de explicar que adoptó esta decisión hace ya un mes y así se lo comunicó al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez-Zapatero, al que confesó sentirse «más vinculada» -a los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y del PSC, Miquel Iceta, no se lo avisó hasta ayer- y de circunscribir la misma a motivos «políticos».

«Motivos personales»

Pero no lo ven así sus compañeros de partido que rápidamente han subrayado que la decisión de la exministra se debe estrictamente a razones personales y a su relación con la Ejecutiva actual. «Es una decisión personal suya no encabezar la candidatura y, lo que conozco, por lo que se ha dicho en la prensa y por la relación entre Chacón el resto de la Ejecutiva y, por supuesto, con Pedro Sánchez para nada hay un motivo para pensar en otra cosa que no sea eso», ha subrayado la vicepresidenta segunda del Congreso, la socialista Micaela Navarro.

No en vano, la salida de Chacón permitirá a Sánchez situar en los puestos más altos de la lista por Barcelona a personas de su confianza y mantener mayor control sobre el grupo parlamentario del PSC. En la lista de Barcelona para el 20 de diciembre, Chacón apenas aceptó cesiones y cubrió los primeros puestos con políticos de su confianza relegando por ejemplo al responsable de elaborar el programa del PSOE para el área de industria, Maurici Lucena, hombre clave para Pedro Sánchez que, previsiblemente, podrá ocupar un puesto clave de cara a los próximos comicios.

El abandono de Carme Chacón no es, de momento, absoluto: seguirá en la Ejecutiva Federal del PSOE en su cargo como secretaria de Relaciones Institucionales. Permanecerá en ese puesto al menos hasta la celebración del próximo congreso federal, cuya convocatoria está prevista para después de las elecciones generales. No obstante, y a pesar de mantener un pie en la política, la exministra ha asegurado que no se ha planteado presentarse a las próximas primarias del PSOE ni tampoco ha desvelado si piensa concurrir a las que convocará el PSC. De nuevo ha tirado de ambigüedad para recalcar que «lo relevante» es que su «compromiso con los valores y principios del socialismo son más fuertes que nunca y por tanto no sólo seguiré haciendo política sino que estaré a disposición de mis compañeros en esta campaña y cuando me necesiten».

Martí, rival en Barcelona

La decisión de Carme Chacón se produce tras ser cuestionada su repetición como cabeza de lista por un amplio sector de los socialistas catalanes, a lo que se suman maniobras desde la dirección federal. Estos altos cargos y militantes pretendían que el partido convocase primarias. A ellas se podría haber presentado el exsenador Carles Martí. Sin embargo, la dirección federal estaba planteándose la posibilidad de situar como número uno por la provincia de Barcelona a la diputada catalana Meritxell Batet, que en los comicios del 20 de diciembre del pasado año fue número dos por la lista de Madrid, a continuación de Pedro Sánchez.

La renuncia deja en segundo plano de la vida política española a una de las políticas que mayor auge tuvo durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero. En sus gobiernos ocupó las carteras de Vivienda (2007-2008), en sustitución de María Antonia Trujillo, y de Defensa (2008-2011), al salir del gobierno José Antonio Alonso. Chacón no logró un buen resultado en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre. Su presencia no permitió al PSC pasar de tercera fuerza en Cataluña, obteniendo unos catastróficos ocho diputados, seis menos que en 2011 y 17 menos que en 2008. En las tres ocasiones, Carme Chacón fue la número uno.

En principio, la dirección socialista tenía previsto comenzar a debatir las listas electorales el próximo sábado, en el marco del Comité Federal. La dirección del PSOE no quiere que se produzcan variaciones significativas en las candidaturas respecto a las que se presentaron hace cuatro meses. Sin embargo, la decisión de Chacón abre una nueva crisis al equipo de Pedro Sánchez.

Será la dirección nacional la que tenga que debatir con el líder del PSC, Miquel Iceta, el mejor nombre para lograr mejores resultados electorales. A Carme Chacón no se le perdonó la forma que tuvo de confeccionar las últimas listas electorales. En ellas defenestró al que había sido ex primer secretario del PSC Pere Navarro -al considerarlo incompatible con un mensaje nítido contra el soberanismo- y forzó la inclusión de Germán Rodríguez como número dos y de José Zaragoza en la cuarta posición.