Vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo
Vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo - Oscar del Pozo

Calvo no ve «razonable» que Iglesias esté en el Consejo de Ministros

La vicepresidenta dice que después de la investidura de julio no tiene por qué haber una nueva oportunidad en septiembre

S. E.
MadridActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha reprochado a Unidas Podemos que su posición hacia la investidura siempre haya pretendido «equidistancia» con los socialistas y a su líder, Pablo Iglesias, que busque un «cogobierno» en el que él mande sobre sus propios ministros.

En una entrevista, Calvo ha insistido en que tras la investidura de julio no tiene por qué haber una nueva oportunidad en septiembre. La vicepresidenta en funciones ha amenazado: «Lo que hay es julio. ¿Qué va a cambiar en 30 días de agosto», y ha advertido de que podría cambiar durante esos días es que los ciudadanos estén «mucho más perplejos y hartos» de que los políticos no lleguen a un acuerdo para el Gobierno.

La número dos del Ejecutivo ha subrayado que los socialistas respetan «tanto» a Podemos que no solo han trabajado durante un año con ese partido, sino que además han cambiado sus posiciones iniciales en la negociación hasta admitir la posibilidad de que miembros cualificados del partido entren en el Ejecutivo. Pero la vicepresidenta en funciones ha insistido «que la izquierda no suma, ojala, pero no suma para ir de una manera tranquila a una investidura».

Pero ha advertido de que el PSOE no puede aceptar lo que pretende Iglesias, que no es una coalición ni siquiera, sino un «cogobierno» o «dos gobiernos» en los que el líder de Podemos lidere su «parte». Calvo además ha defendido que es presidente el que elige a sus ministros, que preguntarían a Podemos, pero la decisión es exclusiva del presidente.

A su juicio, «no es razonable» que esté en el Consejo de Ministros el líder de otro partido político que estaría, al mismo tiempo, trabajando «contra» la principal formación política del Ejecutivo para ganar más votos. Eso haría la situación «muy difícil».

La vicepresidenta ha insistido en que «la equidistancia no vale» porque hay que respetar a los millones de ciudadanos que dieron al PSOE 123 escaños, muchos más que los 42 de Unidas Podemos.

Ha lamentado, una vez más, que frente a las propuestas que ha hecho Sánchez, que se ha movido desde un Gobierno de cooperación hasta la entrada de ministros de Podemos, Iglesias siga pensando solo en cuántos cargos, cuántos ministerios puede tener. «No hemos podido hablar de contenido, hemos puesto un documento que no ha sido atendido» ha comentado Carmen Calvo.

Calvo ha señalado que los socialistas acudirán a la investidura de Sánchez con «la solemnidad y responsabilidad que requiere» este proceso, y con el objetivo de que todo el mundo escuche el diagnóstico, los retos y las políticas para España que defenderá el candidato.

La vicepresidenta en funciones también se ha referido a la consulta a sus bases de Podemos, que ha confirmado que no sentó bien al PSOE y también recriminó que las consultas siempre van acorde a la visión del líder, en referencia a pasadas votaciones como la del chalet de Montero e Iglesias.

En referencia a la polémica suscitada por sus palabras sobre el feminismo la vicepresidenta del Gobierno en funciones ha asegurado que es «feminista antes que socialista». Ha insistido en que lleva «en el movimiento feminista desde los 15 años» y que «la derecha nunca ha estado en la reivindicación hasta ahora».

.