Acto de precampaña en Mollet
Acto de precampaña en Mollet - efe

Convergència y ERC manejan listas negras de catalanes «españolistas»

Las elaboran la ANC y Òmnium con encuestas personales y telefónicas; Protección de Datos tramita un expediente de 600.000 euros de multa

Actualizado:

La candidatura unificada por la independencia de Cataluña Junts pel Sí (Juntos por el Sí), integrada por Convergència y ERC, está decidida a «convencer» hasta el último catalán para que les vote en las elecciones del próximo 27 de septiembre.

Para ello se está sirviendo de una serie de campañas puestas en marcha por organizaciones de la llamada «sociedad civil» que pueden suponer una violación de la Ley de Protección de Datos. Han elaborado una gran base de datos con información personal de los ciudadanos en la que se identifica las tendencias independentistas o españolistas de los encuestados y se ponen al servicio de la candidatura que lideran Raül Romeva, Artur Mas y Oriol Junqueras.

Las acciones las lleva a cabo la plataforma Ara és l´Hora (AeH), que agrupa a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural (OC). La campaña más polémica ha sido la denominada «Gigaencuesta», que se desarrolló en los meses previos a la consulta ilegal que convocó Artur Mas para el 9 de noviembre de 2014.

Treinta mil voluntarios visitaron alrededor de un millón de hogares preguntando sobre distintas cuestiones relativas a la posibilidad de que Cataluña fuera independiente. Dos partidos, Ciudadanos y Vox, denunciaron la encuesta ante la Agencia Española de Protección de Datos, que actualmente está tramitando un expediente sancionador que prevé multas de hasta 600.000 euros.

El expediente refleja que «ambas asociaciones han recogido, grabado y conservado información sobre datos de ideología relativos a personas que negaron su participación en la encuesta o que, aun habiéndola realizado, no consintieron expresamente el tratamiento de sus datos personales, por lo que existe un tratamiento de datos especialmente protegidos sin el consentimiento expreso y por escrito de los afectados en el sentido exigido por el artículo 7.2 de la Ley Orgánica de Protección de Datos». La Agencia ordenó que «se dejen de utilizar de forma inmediata esos ficheros con los datos recabados». Vox no ha dudado en calificar esta base de datos como una «lista negra» de partidarios y no partidarios del proceso independentista de Artur Mas.

Calle, número, piso y puerta

Los voluntarios anotaban calle, número, piso, puerta de la vivienda y la tendencia política de quien allí reside. Solicitaban también nombres y teléfonos. Según las fuentes consultadas por ABC, si la recepción a los encuestadores era hostil, quedaba anotado.

José María Espejo, subsecretario de Organización de Ciudadanos, sostiene en conversación con ABC que se ha realizado un «uso perverso», elaborando un censo ideológico casa por casa para el que «no tenían los consentimientos suficientes».

Otra campaña, que además se está realizando en estos momentos, es la llamada «Megaconversa», más de un millón de llamadas telefónicas para convencer a los catalanes sobre las bondades de la independencia (ver información adjunta)

Otra fuente de datos personales que manejan la AeH, la ANC y Òmnium son los formularios que rellenan todos aquellos que se inscriben a las distintas actividades que organizan, como es la «Via Lliure a la República Catalana», la marcha que están preparando para la Diada del próximo once de septiembre.

Según fuentes conocedoras de estas actividades, todas estas bases de datos se analizan en «comisiones de enlace entre la ANC y Òmnium» y posteriormente «se transmiten a la candidatura Junts pel sí, que agrupa a Convergència, ERC y representantes de la «sociedad civil» independentista. Con toda esta información, la lista en la que figura Artur Mas elabora su estrategia electoral, enfocando sus acciones hacia aquellos sectores, zonas o municipios donde mayor rentabilidad política se pueda obtener con nuevas campañas.

De hecho, varios miembros de la cúpula de ANC, Òmnium y de la plataforma AeH asisten con regularidad a la sede de Junts pel Sí, en el número 83 de la avenida de Madrid, en Barcelona. Es el caso del presidente de la ANC, Jordi Sánchez, o el dirigente de Òmnium Jordi Cuixart. Fuentes conocedoras del funcionamiento de las campañas aseguran a ABC que las principales iniciativas de estas organizaciones se pactan con la lista que aglutina a Convergència y ERC.