La Policía ha acordonado el lugar donde se encontraron los cuerpos de las Marina y Laura - efe

La cárcel proporcionó a Morate los contactos necesarios para la fuga

Descartada la participación de un preso colombiano

Actualizado:

La Policía descarta de momento la relación de Alexander E. Ll., un preso colombiano al que se ha investigado en las últimas horas, con el doble crimen de Marina Okarynska y Laura del Hoyo. Los agentes habían barajado que Sergio Morate, el presunto asesino, hubiera contado con ayuda de Alexander -quien estuvo de permiso penitenciario durante el fin de semana- para facilitarle la huida. De hecho, una nota interna daba cuenta de que ambos podían haberse fugado en un Seat Ibiza de color verde, un coche cuyos datos se incluyeron en ficheros policiales de toda Europa. Este preso no le ayudó, pero todo apunta a que fue el mundo carcelario y las relaciones establecidas en su paso por prisión las que le han asegurado la huida durante casi una semana.

Las sospechas contra el colombiano Alexander se basaban tanto en este permiso, coincidente en el tiempo con la desaparición de las dos jóvenes y de su verdugo, como en un posible contacto que habrían mantenido, vía teléfono, según algunas fuentes. Sin embargo, los investigadores han logrado situar a Alexander E. LL. durante su permiso en Alicante. Se ha podido incluso determinar, en estas horas de pesquisas contrarreloj, la hora a la que llegó a esa provincia. Morate y él se conocieron durante el tiempo en el que el primero cumplió una condena de año y medio en la prisión de Cuenca por retener a su exnovia, fotografiarla desnuda y colgar las imágenes en Internet -le constan otros antecedentes (ver ficha).

El historial del reo colombiano, junto con el citado permiso, contribuyó en estos primeros momentos en los que se desconocía el paradero de las chicas a hacer saltar las alarmas. Tiene antecedentes por tráfico de drogas y por portar documentación falsa tanto de él como del vehículo en el que circulaba cuando fue detenido por agentes de Tráfico, además de altercado. La Guardia Civil de Tráfico le paró al menos dos veces en Cuenca y en Alicante. En una de esas ocasiones, el colombiano transportaba cocaína en el coche y circulaba con documentos falsos. En ambas se dio a la fuga y fue detenido posteriormente. En junio de 2012 atropelló a un agente en Dolores (Alicante) cuando le dieron el alto, si bien el funcionario sufrió heridas de carácter leve.

Dado su «currículum delictivo», que al parecer no ha mejorado durante su estancia en prisión, Instituciones Penitenciarias le ha denegado los permisos solicitados. Dichos permisos fueron autorizados por el juez de Vigilancia Penitenciaria.