David Ortega, en el Ayuntamiento de Madrid
David Ortega, en el Ayuntamiento de Madrid - José Ramón Ladra

La dirección de UPyD queda al borde del colapso con la dimisión de David Ortega

El que fuera candidato a la Alcaldía de Madrid dejó el equipo de Rosa Díez al día siguiente del fracaso electoral. Es el décimo que se marcha. Si hay otro se impondrá una gestora

Actualizado:

Ahora sí, Rosa Díez dejará de estar al frente de UPyD si dimite otro miembros más de su Consejo de Dirección, que deberá ser sustituido por una gestora en el momento en que causen baja once de sus veinte miembros iniciales, los que fueron elegidos en el congreso de 2013. Y van diez. El último, el que fuera candidato del partido a la Alcaldía de Madrid, David Ortega, que dejó el máximo órgano de dirección política de la formación magenta al día siguiente de las elecciones municipales del 24 de mayo, en las que UPyD cosechó un estrepitoso fracaso.

Según fuentes a las que ha tenido acceso a este diario, Ortega renunció a su puesto de vocal el lunes posterior a los comicios aunque, a diferencia de otras ocasiones, pasadas más de dos semanas, la cúpula del partido no lo ha hecho público. La ocultación coincide con un momento de grave zozobra en el seno de la organización magenta, que se prepara para abordar el 11 de julio un congreso extraordinario que será el de la marcha de Rosa Díez - víctima del fracaso electoral- y, con mucha probabilidad, el de la lucha entre su heredero, Andrés Herzog, y la candidata alternativa, su antes estrecha colaboradora, Irene Lozano.

A finales de marzo, la dimisión de Luis de Velasco, uno de los más críticos con la líder, como miembro del máximo órgano de dirección política del partido ya puso en duda la continuidad del Consejo. De él habían salido el pasado año los eurodiputados Fernando Maura y Beatriz Becerra, la aragonesa Pilar López Marco y el asturiano Ignacio Prendes. En 2015 lo han hecho los diputados Álvaro Anchuelo e Irene Lozano, si bien el abandono de esta parlamentaria no cuenta a efectos del colapso de la dirección habida cuenta de que ella no es un miembro elegido en el congreso de UPyD, sino que se incorporó como consecuencia de la baja de Maura y Becerra.

También se marcharon David Andina y Rodrigo Tena, que se fueron por la no asunción de responsabilidades políticas tras el revés de UPyD en las elecciones andaluzas. Hace unos meses también lo dejó Luciana de Miguel, candidata a la Alcaldía de Segovia.

De acuerdo con los estatutos de la formación magenta, «en caso de dimisión, incapacidad, fallecimiento, baja en el partido o suspensión disciplinaria que afecte al propio Portavoz o a la mitad más uno de los miembros del Consejo de Dirección elegido en el Congreso, el Consejo en reunión convocada al efecto deberá nombrar una Gestora que le sustituirá en sus funciones, mantendrá la actividad ordinaria del partido y convocará un Congreso Extraordinario a celebrar en el plazo de tres meses».