Motín en una prisión de Brasil en agosto del pasado año
Motín en una prisión de Brasil en agosto del pasado año - afp
código penal

Interior propone endurecer las penas para los motines en prisión

El Grupo Popular registra una enmienda en la que los considera atentado agravado por un plus de peligrosidad

Actualizado:

El Grupo Parlamentario Popular en el Senado ha introducido una enmienda a la reforma del Código Penal en la que propone que se incrementen las penas a quienes participan en un motín en prisión: se enfrentarían a cuatro años de cárcel. Los populares pretenden reforzar así la protección del funcionario de prisiones, que en la reforma que salió del Congreso ya se equiparaba con los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con los militares en los delitos de terrorismo.

El Grupo propone que en la modificación del artículo 551 del nuevo texto legal, que prevé el agravamiento de la pena en el delito de atentado, se introduzca un nuevo apartado que recoja «los motines, plantes o incidentes colectivos en el interior de un centro penitenciario». Entiende que tiene que tratarse de un subtipo agravado por el «plus de peligrosidad» y por el mayor reproche que implica la comisión del delito en un contexto de estas características.

Aunque el artículo 550 castiga como autores de un delito de atentado a los que «agredieren con intimidación grave o violencia, opusieran resistencia a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos», lo cierto es que en la práctica las agresiones a funcionarios de prisiones se estaban castigando como falta, lo que ha sido objeto de críticas en numerosas ocasiones por parte de este colectivo.

En el proyecto de ley de reforma que salió del Congreso, el artículo 551 preveía la imposición de penas superiores en grado a las previstas en el artículo anterior (prisión de uno a cuatro años en delito de atentado contra la autoridad y de uno a tres en los demás casos) en tres supuestos. El primero, cuando el delito se cometa haciendo uso de armas u otros objetos peligrosos; el segundo, cuando el acto de violencia ejecutado resulte potencialmente peligroso para la vida de las personas o pueda causar lesiones graves, lo que incluye el lanzamiento de objetos contundentes o líquidos inflamables y la utilización de explosivos; y el tercero, cuando se acometa a la autoridad, agente o funcionario público haciendo uso de un vehículo a motor. Si finalmente sale adelante la enmienda del Grupo Popular, lo que se da por sentado al contar con mayoría absoluta en la Cámara Alta, se introduciría un cuarto apartado que contemple de forma explícita el «motín, plante o incidente colectivo en el interior de un centro penitenciario».

Zoofilia sin fines comerciales

Por otra parte, los grupos parlamentarios de PNV, CC, CiU, ERC, IU y EPC también han registrado en el Senado varias enmiendas al proyecto de ley encaminadas a que se especifique el nuevo delito de zoofilia incluye las prácticas sexuales con animales más allá de su explotación comercial.

Como adelantó ABC, en el texto actual se prevé que se castigue con penas entre tres meses y un año de prisión e inhabilitación para ejercer profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales, al que maltrate «injustificadamente», causándole lesiones que menoscaben «gravemente» su salud o sometiéndole a explotación sexual, a animales domésticos o amansados, a los que habitualmente están domesticados, a los que de forma temporal o permanente vivan bajo control humano o a cualquier animal que no viva en estado salvaje.