Hasta ahora solo estaba penado el abandono y maltrato de animales si les causa lesiones o la muerte
Hasta ahora solo estaba penado el abandono y maltrato de animales si les causa lesiones o la muerte - abc
el nuevo código penal

El sexo con animales dejará de ser impune

El Código Penal considerará delito la zoofilia tras examinar informes que la vinculan con los abusos a personas

Actualizado:

La «explotación sexual de animales» pasará a formar parte en las próximas semanas del nuevo Código Penal, cuyas enmiendas se someterán a votación hoy en el Congreso. Es la primera vez que el ordenamiento jurídico español recogerá la zoofilia y el negocio en torno a ella como tipo delictivo. Asociaciones, colectivos y partidos (ERC) han peleado hasta el último momento para que estas conductas, penadas en países de nuestro entorno, sean castigadas también en España. Y lo han hecho incluso con informes que ponen de manifiesto vínculos entre los abusos a animales y los cometidos con humanos. El Código Penal castiga solo el abandono, el maltrato (con lesiones o muerte) y la administración de sustancias no permitidas.

La Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos (CoPPA), un colectivo internacional de expertos en la prevención de la violencia y la protección de grupos vulnerables, principalmente menores, entregó hace unos días a los miembros de la Comisión de Justicia del Congreso un dosier con un informe en el que aseguran que la zoofilia se da con mayor frecuencia entre los delincuentes violentos y sexuales. Citan, a modo de ejemplo, un estudio con presidiarios que reveló que el 30 por ciento de los violadores, el 60 por ciento de quienes abusaron sexualmente de niños y el 81 por ciento de los delincuentes sexuales no selectivos había incurrido en actos de zoofilia.

La documentación presentada incluye un análisis de investigaciones científicas sobre la zoofilia, cartas de expertos, ejemplos de la presencia de la zoofilia en España, y una propuesta específica elaborada por abogados para la tipificación de esta práctica con penas de hasta tres años de prisión, así como enmiendas para garantizar una mayor protección a menores y otros colectivos especialmente vulnerables.

El colectivo denuncia que los individuos que incurren en actos de zoofilia se mueven de un tipo de abuso sexual a otro, de forma que puede ser equiparable el riesgo de que agredan sexualmente a un animal a que lo hagan con un humano, incluido un niño.

El dosier deja constancia, además, de que en ocasiones los actos de zoofilia se combinan con otras agresiones y son utilizados por maltratadores de mujeres y menores como parte de su victimización, especialmente en el contexto de la violencia intrafamiliar. Así, por ejemplo, se ha podido documentar cómo en algunos casos el maltratador se sirve del abuso sexual a un animal de compañía, por ejemplo de un menor o de una mujer, para amenazar, intimidar o silenciar a quienes sienten afecto por ese animal. También se han documentado casos de violación de mujeres y niños con el uso de un animal, y casos de maltratadores que han adiestrado a perros para actos sexuales, combinando estos incidentes con otras agresiones físicas y emocionales a sus víctimas humanas. Un estudio sobre mujeres maltratadas relata el caso de una mujer que mató a su marido cuando éste la amenazó con obligarla nuevamente a sujetar a un cachorro mientras él lo penetraba, lo que ilustra las relaciones y ramificaciones de los distintos tipos de violencia.

Turismo sexual de animales

La carpeta incluye un anexo con artículos de prensa que demuestran la presencia de la zoofilia en España. Algunas noticias relatan casos de delitos de abuso sexual a menores que incluían actos de zoofilia conjunta, casos donde los agresores utilizaron animales en la violación de mujeres, y el caso de un hombre que obligó a una mujer a hacerle felaciones a un perro. También denuncian la zoofilia en Internet, con ofertas de proxenetas de animales, servicios de zoofilia a domicilio, manuales para adiestrar a perros jóvenes para penetrar a humanos, y otros ejemplos de webs, chats, anuncios para encuentros y la producción de zoo-pornografía desde España.

Las propuestas a los miembros de la Comisión de Justicia para modificar el Código Penal incluyen la inhabilitación para la tenencia de animales, la penalización del proxenetismo con animales y la producción de zoo-pornografía.

CoPPA recuerda que la mayoría de países de la Unión Europea ya ha tipificado penalmente la zoofilia, lo que podría agravar la situación de España ante la ausencia de una legislación adecuada, y concluye que «no actuar ante indicios o informes de abuso sexual de animales puede suponer proteger a un agresor que está agrediendo sexualmente a niños o personas en situación de vulnerabilidad».