Esperanza Aguirre atiende a los periodistas - José Ramón ladra

Podemos se querellará contra Aguirre al no alcanzar un acuerdo en el acto de conciliación

La presidenta del PP de Madrid acusa al partido de Pablo Iglesias de atacar su libertad de expresión y hacer un uso «torticero» de los tribunales

Actualizado:

Podemos se querellará finalmente contra la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, después de no haberse alcanzado un acuerdo en el acto de conciliación previsto para este martes tras unas declaraciones en las que la popular, leyendo portadas de los principales diarios nacionales, como ha insistido, se refería a la vinculación de los de Pablo Iglesias con el chavismo, el castrismo y ETA.

Tras una hora en el Juzgado 97, el acto de conciliación ha terminado sin acuerdo. El pasado 16 de octubre ya se tuvo que aplazar este acto de conciliación, previo al desarrollo de la querella, por la falta de un poder notarial que permitiese al dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero representar a su partido en este trámite.

A su salida, la secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa, que ha acudido en representación del partido, ha lamentado el «nerviosismo» de Aguirre y que no se haya retractado de sus palabras ni pedido disculpas. «Tendrá que ser la vía judicial la que le explique a la señora Aguirre que a los adversarios se les combate con argumentos e ideas y no lanzar calumnias».

Por su parte, la presidenta del PP de Madrid, a su llegada a los juzgados, ha declarado que esto no es más que un «ataque a la libertad de expresión» por parte de los de Pablo Iglesias y un uso «torticero» de los tribunales. «Es la primera vez en la historia que se dirimen diferencias ideológicas en los tribunales de justicia, es una utilización torticera de los tribunales y un ataque a la libertad de expresión».

Cree que lo que pretende Podemos es «acallar a adversario, amedrentarle, amenazarle con que tenga que pagar 100.000 euros». En este punto se ha preguntado por qué no le ponen también una querella a la líder de UPyD, Rosa Díez, quien les acusó de «apoyar a ETA». Dos son las razones, en su opinión: la primera que eso llevaría a recordar «cómo impidieron que hablara en la Universidad Complutense, con violencia, acallándola y llamándola fascista». La segunda es porque es diputada en el Congreso, lo que les obligaría a ir al Supremo.