Reunión semanal del Gobierno catalán, presidido por Artur Mas, en el Palau de la Generalitat
Reunión semanal del Gobierno catalán, presidido por Artur Mas, en el Palau de la Generalitat - EFE

Artur Mas improvisa y ofrece ahora una reunión con Rajoy

Duran arranca su propia hoja de ruta al margen del secesionismo de CDC

maría jesús cañizares
Actualizado:

Artur Mas estaría «encantado» de recibir a Mariano Rajoy. Aunque en la carta que el dirigente nacionalista envió al presidente español para abordar un «referéndum definitivo» sobre el futuro de Cataluña no hacía ninguna referencia a una posible reunión, el Gobierno catalán sostiene que existe plena predisposición al respecto. Así lo aseguró ayer el consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, tras la reunión semanal del Ejecutivo autonómico. Esa repentina voluntad de diálogo se produce después de que Rajoy haya anunciado su intención de viajar a Cataluña el próximo día 29.

Mas renunció a tender puentes con el Gobierno antes de que el propio Rajoy le contestara a su misiva. El jefe del Ejecutivo lo hizo el lunes, para reiterarle que la soberanía nacional es innegociable y que el diálogo está abierto, siempre y cuando esté destinado a resolver los problemas que realmente preocupan a los ciudadanos, no a crearlos. Mas ha optado por la política de hechos consumados, esto es, a seguir adelante con su proyecto secesionista, sin acuerdos o pactos estables que le distraigan de ello. Y los necesita porque, hoy por hoy, no tiene con quien aprobar los presupuestos catalanes de 2015.

«Nuestra disposición al diálogo es absoluta, mientras no sea un monólogo. Como hemos sabido por los medios que Rajoy vendrá a Barcelona, Mas estaría encantado y dispuesto a recibirlo en la Generalitat», dijo Homs, quien añadió que, si es necesario, la petición de ese encuentro se hará por escrito.

Sobre la respuesta del presidente español a la carta de Mas, el también portavoz de la Generalitat afirma que «no hay nada nuevo» pues no incluye ninguna propuesta a las demandas de Cataluña. «La actitud del Gobierno es una fuente de inestabilidad muy evidente» y eso «es percibido en el extranjero», dijo. El consejero invitó al Gobierno a demostrar que quiere mejorar su estrategia de comunicación respecto a Cataluña reconociendo el «error histórico» que supuso la recogida de firmas impulsada por el PP contra el nuevo Estatuto.

Tanto PP como PSC criticaron las formas en que Homs cursó esa invitación a Mariano Rajoy a reunirse con Mas. El portavoz parlamentario de los populares, Enric Millo, cree «muy poco serio» que se proponga ese encuentre a través de una rueda de prensa, mientras que el portavoz del PSC en la Cámara catalana, Maurici Lucena, confesó que le irrita «el tono entre condescendiente y faltón» que utiliza el portavoz del Ejecutivo catalán

Y mientras el presidente Mas sigue adelante con su hoja de ruta, Josep Duran Lleida emprende la suya. El líder de Unió, socia de CDC en la federación de CiU, anunció ayer que el próximo fin de semana se dará el pistoletazo de salida a una serie de iniciativas que deben fructificar en un movimiento transversal cuya meta es «reencontrar la centralidad». Aunque advierte de que «no me cambio de partido», el alejamiento con el independentismo de CDC es evidente.

Abrir una reflexión

En su página web, Duran anunció la celebración de unas jornadas que, bajo el lema «Construimos», forman parte de una serie de actividades que «en los próximos meses irán teniendo lugar para abrir una reflexión desde UDC y que se compartirán con la sociedad civil para poner las bases de algo nuevo, que el tiempo irá configurando y concretando». Recuerda que en la Escuela de Verano de Unió «hablé de centralidad y expresamente un día utilicé en alguna declaración o escrito la denominación “Cataluña al centro”, hay quien se ha entretenido en especular a partir de esta falsa pista. No se trata de buscar la centralidad, sino de reencontrarla, que es diferente».