Sosa Wagner y Rosa Díez en una imagen de archivo
Sosa Wagner y Rosa Díez en una imagen de archivo - EFE

UPyD sustituye a Sosa Wagner un mes y medio después de sus críticas a Rosa Díez

Coloca a Maite Pagazaurtundua como portavoz «ante la ausencia de interlocución» de Sosa Wagner «con la dirección del partido», a pesar de «múltiples intentos»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Rosa Díez ha vuelto a demostrar quién manda en UPyD. El Consejo de Dirección del partido ha comunicado este jueves a sus parlamentarios y a los presidentes del Parlamento Europeo y del Grupo de los Liberales y Demócratas Europeos (ALDE), en el que se encuadra la delegación de UPyD en aquella cámara, el nombramiento de Maite Pagazaurtundua como nueva presidenta y portavoz de la misma.

La decisión supone relegar al hasta ahora jefe de su delegación en Bruselas, el eurodiputado Francisco Sosa Wagner, con quien la líder de la formación magenta mantenía un pulso desde que éste publicara un artículo el pasado mes de agosto profiriendo duras críticas a ciertas «prácticas autoritarias en el partido.

Según ha informado el partido en un comunicado, la sustitución de Francisco Sosa Wagner como portavoz se produce «ante la ausencia de interlocución con la dirección del partido, a pesar de los múltiples intentos en ese sentido por parte de la misma».

E pulso entre Díez y Sosa Wagner

En una carta abierta publicada el pasado 19 de agosto, Sosa Wagner sugería una unión con Ciudadanos en Cataluña, capitaneada por Rosa Díez y Albert Rivera, algo que irritó a la líder de UPyD y desató una crisis interna y un cruce de reproches entre Díez —que dijo estar «dolida» y «sorprendida»— y el eurodiputado.

Para lograr apaciguar los ánimos y zanjar la crisis de partido, Rosa Díez convocó un Consejo Político el 6 de septiembre para debatir la cuestión, del que derivó una nueva ley interna que, en la práctica, haría imposible la alianza electoral con Ciudadanos o con cualquier otro partido, a menos que se rindan sin condiciones al ideario de la formación magenta.

Aunque la líder de UPyD ganó el pulso, no dudó en repetir que al partido le había dolido «mucho, mucho» que el eurodiputado no fuera «consciente del daño que hace al proyecto político». Ahora, el comunicado con el que ha informado a los medios de la decisión tomada asegura que ésta llega para «defender y llevar a la práctica el programa político y las ideas con las que UPyD concurrió a las elecciones europeas». Todo un dardo a Sosa Wagner.