Pedro Sánchez pide poner fin a «las puertas giratorias» entre política y empresas
Pedro Sánchez en Puertollano - EFE

Pedro Sánchez pide poner fin a «las puertas giratorias» entre política y empresas

El candidato a liderar el PSOE sostiene que «no puede ser que un ex presidente del Gobierno forme parte de compañías de sectores estratégicos»

Actualizado:

El candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez cree que hay que «poner fin a las puertas giratorias» entre la política y el sector privado porque «no puede ser que un ex presidente del Gobierno forme parte de empresas de sectores estratégicos».

En declaraciones a la Cadena Cuatro, el diputado madrileño ha defendido que, aunque esta presencia de ex jefes del Ejecutivo en compañías privadas «puede ser legal», la política «tiene que ir dos pasos por delante de la legalidad y dar ejemplo». Preguntado por si trasladaría este mensaje a Felipe González, criticado por su pertenencia al Consejo de Administración de Gas Natural, Sánchez ha señalado que le «diría a los expresidentes del Gobierno futuros que se acabaron las puertas giratorias».

Además, ha aprovechado para criticar por «injusto» lo que «se está haciendo» con el expresidente socialista, que ha sido «un gran dirigente» que «ha hecho muchas cosas» por España, para el que ha pedido «un poco de respeto».

El aspirante a suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba ha explicado que pretende «liderar un discurso de democracia radical» al frente del PSOE. En concreto, ha explicado que su primera propuesta en el Congreso sería el «aforamiento cero» para los diputados.

Asimismo, ha abogado por «poner fin a los indultos», que suponen «la injerencia del poder ejecutivo en decisiones del poder judicial», y por endurecer el Código Penal para que no se vuelvan a producir «casos de corrupción que tanto avergüenzan a todos los partidos». Ante la corrupción, ha defendido la necesidad de «reaccionar con contundencia» y ha garantizado que, si es elegido secretario general, no le va a «temblar la mano en echar a ningún corrupto del PSOE».

Sánchez ha abogado también por una «reforma de fondo» de la Constitución, para «blindar» la educación y la sanidad y para resolver la crisis territorial que, junto con el paro, constituye uno de los «principales problemas que tiene el país».