El alcalde independentista de Vic exige a Interior 180.000 euros por los ataúdes del atentado de ETA
Paisaje del horror tras la explosión de Vic - abc

El alcalde independentista de Vic exige a Interior 180.000 euros por los ataúdes del atentado de ETA

«Desprecia a las víctimas por intereses políticos», afirman desde la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT)

Actualizado:

El alcalde de Vic (Barcelona), el separatista Josep Maria Vila d’Abadal, reclamó ayer al Ministerio del Interior 180.000 euros del dinero que el ayuntamiento adelantó en 1991 a las víctimas del atentado perpetrado contra la casa-cuartel de la Guardia Civil de esta población catalana. Así lo ha denunciado José Vargas, presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), que acusó al alcalde independentista de «ruin y vil»: «Las víctimas aún tendremos que pagar al Ayuntamiento de Vic el importe de las transfusiones de sangre y el coste de los ataúdes de los muertos en el atentado». «Desprecia a las víctimas por intereses políticos», dijo Vargas del alcalde, quien recordó que Vila no acudió ayer al homenaje que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tributó a las víctimas de ese atentado.

De hecho, y en plena oleada de excarcelaciones de etarras a raíz de la derogación de la doctrina Parot, Fernández Díaz se reunió ayer en Vic con los familiares de las diez personas muertas, cinco de ellos niños. Una visita aún más significativa porque es inminente la salida de la cárcel de uno de los autores de esa masacre, Juan José Zubieta.

Fernández se solidarizó en con el «dolor y la indignación» que sufren las víctimas al ver a etarras en libertad en virtud de la sentencia «injusta» del Tribunal de Estrasburgo. Con todo, afirmó que «ETA ha sido derrotada y no volverá» y señaló que estas excarcelaciones no deben entenderse como un triunfo de la banda terrorista, sino que evidencian «su derrota total y absoluta». Porque con su fallo, Europa ha «homologado» a los etarras al resto de «criminales y violadores en serie» que también ganan la libertad merced a la derogación de la Parot.