Rajoy, ayer en el balcón de Génova tras las elecciones - AFP 
Elecciones Generales

Elecciones-PPEl Partido Popular sigue siendo el más votado pese a perder por el camino más de un tercio de su electorado

Mariano Rajoy ha ganado las elecciones generales con una mayoría simple cercana al 28,7% y necesitará pactar para gobernar a no ser que opte, y le dejen, por hacerlo en minoría

/MadridActualizado:

Si Podemos temía a Ciudadanos, Ciudadanos al PP, y el PSOE a todos; el Partido Popular desde el inicio de la campaña tenía claro que su principal rival era sí mismo. Y no cualquier versión de sí misma, la que ganó las elecciones de 2011 con el 44.63% de los votos. Mucho ha llovido desde entonces y, sobre todo, durante la campaña (en lo político, que no en lo climático), pero el avance de estas tres semanas solo ha hecho estabilizar las previsiones de Génova. Pese al descenso respecto a las anteriores elecciones, los resultados de voto de este domingo dejan al PP como la fuerza más votada con el 28,7% de los votos, lo que supone una significativa pérdida respecto a 2011, cuando obtuvieron 10.866.566 de votos.

Unos resultados (120 y 125 escaños) que están por debajo de los cálculos de la directiva del PP

Unos resultados (entre 120 y 125 escaños) que están ligeramente por debajo de los cálculos que manejaban en el seno del PP, que había marcado su línea roja precisamente en 125 escaños, es decir, quedarse cerca del 30% de apoyos. 117 escaños es el mínimo señalado por ley para bloquear una reforma contitucional sin consenso amplio. El otro objetivo, lograr una distancia de 5 puntos respecto al segundo partido, ha sido completado por los populares. No en vano, la pérdida de un tercio de los votantes evidencia que la gestión de la crisis económica, iniciada durante la etapa de Rodríguez Zapatero, no ha convencido a su electorado o, al menos, han sido incapaces de explicar correctamente sus medidas. El vicesecretario general de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha subrayado esta noche que el partido ha logrado «un buen respaldo» de los ciudadanos tras una legislatura «difícil».

El PP se ha mantenido en la primera posición durante toda la campaña electoral, según los sondeos, con un tendencia al alza que se frenó en la segunda semana. El contenido de la campaña del PP ha estado capitalizada por los éxitos económicos del Ejecutivo de Mariano Rajoy, la experiencia frente a los experimentos, y el control de gasto frente a las promesas exageradas. Así y todo, la agresividad dialéctica de Pedro Sánchez en el debate del pasado lunes, donde el líder socialista acusó al popular de «no ser una persona decente», y el puñetazo que propinó un joven gallego a Rajoy cuando paseaba por las calles de Pontevedra ha marcado de forma negativa los últimos días de la campaña.

La irrupción de los dos nuevos partidos emergentes, Ciudadanos y Podemos, se ha llevado consigo buena parte de los escaños que PP y PSOE se repartían tradicionalmente en las pequeñas provincias, a pesar de las proclamas de los populares al «voto útil» y a evitar un tripartito que «ponga en riesgo la recuperación económica». El PSOE ha ganado en todas las provincias andaluzas menos Almería, Málaga y Granada y en Badajoz,; mientras Podemos se impone en Álava, Guipúzcoa, Barcelona y Tarragona. En contraste, en 2011 el PP consiguió imponerse en todas las provincias menos en Sevilla, Vizcaya, Guipúzcoa y todas las regiones catalanas.

Pese a ser el partido más votado se antoja complicado que pueda llegar a gobernar el PP. Los malos resultados de Ciudadanos hacen que solo un complicado escenario, pactando con el PSOE, permita al PP mantenerse en La Moncloa. En caso contrario, o gobernarían Podemos-PSOE con otros apoyos, o sería imposible alcanzar una mayoría suficiente en la segunda votación de invetidura frente a un Congreso hostil con ERC como quinta fuerza política.

Sin novedad para un PP a la baja en Cataluña

Los resultados de las elecciones autonómicas en Cataluña, que en este caso se celebraron en septiembre, rara vez son extrapolables a las elecciones generales. El PP contaba con mejorar sus malos resultados de septiembre, pero sigue a la cola de los partidos que logran representación allí. El fuerte ascenso de Ciudadanos y la notable mejoría de Podemos respecto a las autonómicas invalidan en estas elecciones el postulado de que los populares y socialistas siempre han obtenido más apoyo en las generales que en las autonómicas de Cataluña. En 2011, por ejemplo, el PP llegó al 20,7 por ciento de los votos en las generales en esa Comunidad, pero en las autonómicas de 2012 bajó al 12,9 por ciento. Ahora no pasa del 11% en una comunidad que aporta un total de 47 diputados al Congreso.