La reventa de entradas para el concierto de Bruce Springsteen en Madrid ha agotado la paciencia de muchos fans
La reventa de entradas para el concierto de Bruce Springsteen en Madrid ha agotado la paciencia de muchos fans - REUTERS
SUPLEMENTO EMPRESA

La reventa de entradas en internet, ilegal o no en función de la Comunidad Autónoma

El primer litigio entre promotores y reventas evidencia las carencias de la legislación, que varía en función de la región

MADRIDActualizado:

Tres horas. Apenas 180 minutos bastaron para que se agotasen las 55.000 entradas para el concierto de Bruce Springsteen en Madrid… o no. Un rápido rastreo en algunas de las principales páginas web de reventa permite encontrar centenares de tickets para ver al «Boss» a precios, eso sí, sensiblemente más caros que en taquilla.

Plataformas como Viagogo, Entradas 365 o Seatwave operan como intermediarios entre compradores, que revenden sus tickets a precios que oscilan entre los 120 y los 3000 euros, frente al rango de entre 70 y 115 al que se vendían inicialmente. El que una de ellas, Seatwave, sea una filial de la distribuidora oficial de las entradas, Ticketmaster, ha sido la gota que ha terminado por agotar la paciencia de muchos fans. También de la promotora del concierto, Doctor Music, que las ha denunciado en los departamentos de Consumo de Madrid, Cataluña y País Vasco.

« Vamos a llegar a donde tengamos que llegar», explica Neo Sala, presidente de Doctor Music, quien asegura que la reventa en internet está alcanzando dimensiones «escandalosas». «Hasta ahora era muy minoritaria, pero estos revendedores se han ido convirtiendo en empresas y se nutren de profesionales que compran miles de entradas a la vez, lo que interfiere en la dinámica del mercado».

Sala, que avanza que también está estudiando llevar a estas empresas ante la Audiencia Nacional, cuenta con el respaldo de la mayoría de promotores. La principal asociación del sector, APM, anunció en un comunicado que planea una querella contra unas plataformas que, a su entender, «favorecen la especulación». «Puede que fueran concebidas para ayudar de buena fe al intercambio entre particulares, pero han terminado favoreciendo una actuación fraudulenta», afirman desde la asociación.

Fuente: ABANLEX
Fuente: ABANLEX

En España, la única regulación a nivel estatal data de 1982. Se trata del reglamento general de espectáculos públicos, que prohíbe explícitamente la reventa «a pie de calle», una coletilla a la que se aferran las webs de reventa para resaltar la legalidad de su negocio. Sin embargo, las competencias recaen ahora en las comunidades autónomas, lo que no ha hecho sino enredar aún más la madeja. «Comprar una entrada a través de una web de reventa puede ser legal para un concierto en Zaragoza e ilegal para el concierto del mismo artista en Barcelona», explica David Maeztu, abogado de Abanlex. Maeztu atribuye la confusión a la dispar regulación autonómica. «Ahora mismo existen autonomías donde está claro que está prohibido y otras donde hay dudas porque solo regulan lo que sucede en la calle. En el resto, aquellas que han optado por no legislar y por tanto se acogen a la normativa del 82, también hay dudas al no existir una sanción concreta para algo que entonces ni se imaginaba».

«Cumplimos la legislación»

A cambio de mediar entre comprador y vendedor y de garantizar que la entrada es auténtica y llegará a tiempo, las webs de reventa reciben una comisión del 10%. Todas las compraventas se realizan a través de PayPal o tarjetas de credito, con lo cual quedan registradas, y están gravadas con un IVA del 21%, lo que, argumentan, demuestra que es mejor que la reventa telemática esté regulada «positivamente» en lugar de vetada. «Si se prohibiera nuestra actividad, renacería el mercado negro y las empresas tendrían que operar desde el extranjero y pagar impuestos allí», explica Jon Uriarte, CEO y fundador de Ticketbis. Para Uriarte, cuya web, que se encuentra entre las denunciadas por Doctor Music, facturó 85 millones de euros en 2015, el debate no está entre reventa sí o no, sino en manos de quién queda este intercambio. «El legislador corre el riesgo de dar las llaves en exclusiva a los promotores», asegura. Ticketbis lleva operando en España desde 2010 y, hasta la fecha, no había tenido que hacer frente a ningún problema legal. «Cumplimos las normativas y pagamos nuestros impuestos», asegura.

En Twitter: @UMezcua