La Bolsa de Madrid durante la jornada de caídas en Nochebuena
La Bolsa de Madrid durante la jornada de caídas en Nochebuena - EFE

Los fondos de inversión españoles pierden casi al mismo ritmo que con la caída de Lehman Brothers

Los activos gestionados en 2018 han caído por primera vez desde 2012 y se han apuntado unas pérdidas de más del 4%

MadridActualizado:

No ha sido su año, ni el de los inversores. La volatilidad en los mercados arrastra a los fondos de inversión españoles en 2018 a su peor dato desde 2012 –y desde 2008 en cuanto a rentabilidad anual–. Según cifras publicadas por Inverco, el patrimonio que estos gestionan ha caído en 4.218 millones de euros en el conjunto del año, lo que supone un 1,6% menos. Y un 4,6% de pérdidas monetarias acumuladas en el año, lo cual no se veía desde aquel fatídico 2008 que coincidió con la caída de Lehman Brothers. Reminiscencias del pasado con amenazas del presente.

La tendencia en cuanto al patrimonio gestionado a la baja no se veía en el mercado nacional desde 2012; en definitiva, desde lo peor de la crisis económica. Aquel ejercicio, el balance que dejó el año fue de 5.400 millones de euros menos, es decir, un 4,23% de reducción interanual.

De los últimos seis años en adelante, la tendencia ha sido positiva con valores muy variables en cada periodo... hasta que 2018 ha dado un baño de realidad a los mercados, que han depreciado con fuerza los activos de los fondos.

Pese a todo, nada hacía prever a principios de año que el signo más se convertiría en menos a mes de diciembre. Este ejercicio se inició con noticias halagüeñas al crecer un 1,3% en enero, pero el paso de los meses y el alza de las tensiones globales han echado por tierra el arranque de año.

Este diciembre, según los datos de Inverco, el volumen de activos ha experimentado un ajuste de 6.233 millones, un 2,4% menos que el mes anterior, hasta situarse en 258.905 millones de euros en cuanto a patrimonio. La curva del patrimonio gestionado ya avanza a la inversa. En lugar de ir hacia arriba, ahora los expertos se preguntan cómo será la caída. Y las reminiscencias de los años más crudos de la recesión planean ya sobre los inversores.

En términos de rentabilidad, la suerte tampoco ha sonreído a los fondos españoles. Estos han registrado en diciembre un rendimiento negativo del 1,7% y, en el conjunto del año, del 4,6%. En otras palabras, porcentajes de pérdidas. Todo ello achacado, según Inverco, a la situación actual en los mercados, con especial foco en la renta variable por el mal comportamiento de la Bolsa a nivel mundial. La política estadounidense, las tensiones de Donald Trump con la Reserva Federal, la guerra comercial, el desgobierno de algunos países en Europa... han dinamitado la buena salud de los fondos domésticos.

Tal es así que en 2017 la rentabilidad acumulada fue del 2,64%. El último año en positivo, sumando, así, un total de seis ejercicios con esa tendencia. Justo cuando el panorama para los fondos parecía repuntar definitivamente, este ha vuelto a golpear a un sector que depende del devenir de los mercados. Hoy, incluso, más que nunca. Un ojo puesto en la política y el otro en los parqués mundiales.