ABC

Mascotas, nuevas reglas para un negocio al que acompañan los números

Madrid endurecerá las exigencias para la comercialización física de los animales en tiendas

MADRIDActualizado:

La aprobación este jueves de la Ley de Protección de Animales de compañía en la Comunidad de Madrid ha venido acompañada de un intenso debate entre las protectoras de animales y el sector de los animales de compañía. Una actividad, que según estimaciones de la Asociación del Sector del Animal de Compañía (ASAC), factura hasta 2.000 millones de euros anuales (450 millones sólo en Madrid) de los que la venta de mascotas representa unos 800 millones de euros (300 millones en esa Comunidad). La mayoría de los propietarios de este tipo de establecimientos, un 90% calcula ASAC, son comercios familiares y pymes. Se estima que en España hay alrededor de unos 5.000 tiendas especializadas y unas 600 clínicas veterinarias, con tendencia a disminuir.

Inicialmente, el proyecto de ley establecía la prohibición total de la comercialización física de animales en las tiendas y limitaba su venta a través de catálogos o medios similares. Sin embargo, la nueva redacción del artículo 18 de esta norma permite la comercialización con presencia física en el comercio de peces, reptiles, roedores o pájaros. En el caso de los gatos y los perros, se deja en manos de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid autorizar los centros de venta que podrán tener animales vivos para su compra. A cambio de cumplir una serie de condiciones de salubridad, espacio, etc... que se determinarán en un futuro reglamento.

Para definir las nuevas exigencias, se ha establecido una moratoria de seis meses en los que las tiendas podrán seguir vendiendo animales de forma directa. Estos establecimientos tendrán después dos años para cumplir con los nuevos criterios. En cualquier caso, se prohibirá su exhibición en escaparates o zonas que den a una vía pública.

Favorecer las adopciones

Desde ASAC, su secretario general Josep Arnas Parellada se ha mostrado «moderadamente contento» porque se permite la venta de animales, «bajo determinadas condiciones en el caso de perros y gatos». En esta línea, el sector respira aliviado porque la venta de animales vivos representa para esta actividad hasta un 60% de la facturación. Además en días precedentes habían avisado contra el cierre de muchas tiendas, y la pérdida de empleos consustancial, que podrían alcanzar a varios cientos de personas. Sin embargo, Arnas reconoce que «todavía hay establecimientos que necesitan adaptarse y que esto se debe hacer salvando al sector y dando oportunidades a todos». Desde esta Asociación, que agrupa entre 450 y 500 establecimientos de toda España, se añade que lo aprobado se parece a lo propuesto: definición de las condiciones para los animales dentro de los comercios y un plazo de dos años de adaptación.

Desde el lado de las protectoras de animales, en «El Refugio», su presidente Nacho Paunero, destaca que la norma trae avances como el «sacrificio cero», y señala el «abandono cero» como la siguiente meta. En todo caso, considera que solo se ha dado un primer paso y recalca que «la venta no protege a los animales, por lo que entendemos que hay favorecer las adopciones». Por su parte, Arnas (ASAC) apunta que «los comercios son parte de la solución» y pone en valor el trabajo conjunto con el Ministerio de Agricultura para que los compradores firmen un documento declarándose informados de los cuidados o costes de la nueva mascota. Y asegura que el sector ya está sujeto a una fuerte regulación (inspecciones de ayuntamientos, Policía Local o Seprona, registros de entrada y salida de los animales,etc...).

Un sector en crecimiento

Todo lo que rodea a los animales de compañía se está convirtiendo en una actividad que desde el punto de vista económico parece lucrativo. Entre los estudios más recientes, se encuentra uno elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en noviembre del año pasado, en el que se estima que el sector facturó sólo en productos sanitarios y de alimentación 848 millones de euros en 2014, un 8% más de lo logrado en el año anterior.

Tal es el caso de la cadena Tiendanimal, cuyo CEO Rafael Martínez-Avial destaca que «la venta media de sus establecimientos y tienda online es 2,5 veces superior a la del sector», a pesar de que no venden animales vivos. «Facturamos más y generamos más empleo», subraya el responsable de una empresa que ya tiene 11 establecimientos por toda España y que ha pasado de una ventas de 491.000 euros en 2008 a 40 millones de euros el año pasado. Para Martínez-Ávila el sector goza de «una salud envidiable» en España y, en una entrevista a ABC el pasado febrero, auguraba que esto seguiría igual «por el proceso de humanización de nuestras mascotas».

De momento, según el estudio de Agricultura, a partir de datos recabados en once registros autonómicos (no hay uno nacional) en España había en 2015 más de 7,4 millones de perros por 430. 683 gatos y unos 48.456 animales de otro tipo. Pero el horizonte más halagüeño lo representa la venta por internet. En este sentido desde ASAC,contabillizaron en una rastreo realizado por internet hasta 91.000 ofertas a nivel nacional. Precisamente desde esta Asociación apuntan al comercio a través de la Red como el origen de muchos de los animales abandonados.