España quiere recaudar 1.200 millones con la tasa Google
España quiere recaudar 1.200 millones con la tasa Google - REUTERS

Los inspectores de Hacienda recuerdan que la "tasa Google" afecta negativamente a la actividad

Representantes de España ante la Unión Europea señalan que el impuesto español es el que gravará más servicios de los que se han aprobado sobre la economía digital en todo el continente

ALICANTEActualizado:

Los nuevos impuestos que planea el Gobierno son una incógnita en cuanto al efecto sobre la recaudación y la actividad. El inspector de Hacienda y representante de España ante la UE, Jorge Alberto Ferreras, ha recordado que la OCDE, en su iniciativa para gravar la ingeniería fiscal de las multinacionales, advierte que los impuestos sobre las tecnológicas tienen un "impacto negativo" sobre la actividad. Lo ha hecho durante su intervención en el XXVIII Congreso de Inspectores de Hacienda del Estado celebrado este año en Alicante, donde ha incidido, el organismo recomienda que deben ser impuestos temporales (hasta que se graven de manera global a estas empresas), que "traten de minimizar" la doble imposición así como las cargas administrativas y el impacto sobre las "start-ups" que están empezando.

Toda esta suma de recetas internacionales deben ser acatadas por España. Como ha apuntado el también inspector de Hacienda y representante de España ante la Unión Europea, Francisco Fernández Monge, nuestro país se va a convertir en el primer estado europeo en gravar con un 3% en negocio de los servicios digitales incluyendo ventas de anuncios online, la intermediación de plataformas digitales y las ventas de plataformas que utilicen datos generados por usuarios de empresas con una facturación mayor a 3 millones.

Francia tiene una "Tasa Youtube" que grava diez segundos de publicidad antes del vídeo, Hungría solo grava la publicidad online en el idioma magiar mientras que la idea del tributo italiano, parecido al español, no ha pasado de ser un anuncio.

El Gobierno de Pedro Sánchez cree que recaudará 1.200 millones con la tasa Google, una cuarta parte de los 4.800 millones de euros (0,03% del Producto Interior Bruto europeo) de ingresos en toda Europa que estimó Bruselas con una figura continental, pese a que España supone un 7,6% del PIB de la UE.

La estimación de 1.200 millones (un 0,1% del PIB nacional) que, sin entrar todo el año, contrasta con la estimación que Reino Unido ha hecho para un impuesto similar, de 225 millones (un 0,009% del PIB). Si bien se trata de una idea que la Comisión quiere implantar en toda Europa, cada país puede ir adelantándose al gravar a las tecnológicas de manera especial.

Precisamente la Comisión Europea observa con atención cómo se va a implantar en España el impuesto y está desarrollando las sugerencias de la OCDE. Y de hecho, como han aseverado tanto Ferreras como Fernández, el futuro del impuesto en toda la Unión Europea se va a decidir en buena parte en el Ecofin del próximo 6 de noviembre, cuando cada ministro de Economía de cada país deberá pronunciarse sobre la propuesta.