El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra
El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra - EFE

La guerra del fútbol ya lastra un 28% los resultados de Vodafone en España

La teleco pierde 98.000 clientes de televisión y sus ingresos caen un 5,2%

Actualizado:

La guerra del fútbol está pasando factura a Vodafone España. La teleco, que el pasado verano renunció a comprar los derechos de retransmisión de La Liga y la Champions League al considerar inasumible su precio, ha perdido 98.000 clientes de televisión de pago y 118.000 de banda ancha fija en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal. Esto ha provocado que los ingresos por servicio del tercer operador de telecomunicaciones del país hayan caído en ese periodo (del 1 de abril al 30 de septiembre) un 5,2%, a 2.205 millones, y el resultado bruto de explotación (EBITDA) un 27,8%, a 542 millones.

"La decisión de no adquirir El Partidazo y las Competiciones Europeas comenzará a tener un impacto en las cuentas de la compañía en los próximos meses. Inicialmente la reducción de costes será pequeña, pues Vodafone seguirá ofreciendo esta temporada ocho partidos de La Liga Santander. El impacto completo de la reducción de costes se recogerá en las cuentas de la compañía a partir de septiembre de 2019", señala la compañía dirigida por António Coimbra en un comunicado.

La compañía achaca también buena parte de esta caída de los ingresos y los resultados a la política de reducción de precios llevada a cabo a lo largo de esos seis meses como parte de la estrategia de reposicionamiento comercial de Vodafone en el mercado español.

Sin embargo, en el primer semestre, y especialmente en el segundo trimestre, esos costes han crecido, entre otras cosas, por el gasto comercial hecho para tratar de retener clientes. Vodafone ha perdido en esos seis meses 118.000 clientes de banca ancha fija y 69.000 de televisión de pago, gran parte de ellos usuarios que tenían contratado el fútbol. La evolución de la compañía en móvil tampoco es boyante: aunque en el conjunto del semestre gana 35.000 clientes netos, solo en el segundo trimestre perdió 106.000 líneas de móvil. Todo esto, según informa el grupo británico, se ha traducido en un descenso del ingreso medio por cliente (arpu, por sus siglas en inglés).

Las «difíciles condiciones comerciales y económicas actuales» en España, tal y como admite la compañía, ha llevado al grupo a ajustar a la baja el valor de su filial en España en 2.900 millones de euros.