El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez - EFE

El consejero delegado del Banco Santander cree que el cliente debe pagar por los servicios que recibe

José Antonio Álvarez ha informado de que la entidad tiene ya más de un millón de clientes con la «Cuenta 1, 2, 3»

EFE
MADRIDActualizado:

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, se ha mostrado a favor de que los clientes paguen comisiones a cambio de los servicios que reciben, pues éstos "tienen un coste" que hay que pagar. Álvarez hizo esta afirmación en la rueda de prensa para presentar las cuentas del primer trimestre de 2016, cuando la entidad ganó 1.633 millones de euros, casi el 5% menos, debido, en gran parte, al efecto de los tipos de cambio de algunas de las divisas de los países donde opera.

Pese a que admitió que el tema de las comisiones es "controvertido" no quiso dejar de insistir en que "la lógica dice que el servicio tiene un coste", al mismo tiempo que recordó la propuesta de la entidad con su «Cuenta 1,2,3», en la que "el cliente recibe un buen servicio y una remuneración, pero a cambio eso tiene un coste". Para Álvarez, se trata de una propuesta muy clara y atractiva y que está teniendo mucho éxito, por lo que se mostró muy satisfecho.

De hecho, la entidad tiene ya más de un millón de clientes con esta cuenta, que han llevado al banco unas 320.000 nóminas, y quiere alcanzar los dos millones de Cuentas 1,2,3 a finales de este año.

La polémica sobre el pago de comisiones se reavivó la semana pasada, cuando el presidente de la patronal bancaria, la AEB, José María Roldán, dijo que el cobro de los servicios prestados será la norma en la próxima década, aunque actualmente las comisiones gratuitas sean un gancho que utilizan algunos bancos para atraer clientes.

Sin duda, el cliente "tendrá que acostumbrarse" a pagar de manera explícita por aquellos servicios que antes pagaba de manera menos transparente, algo que no será "fácil ni pacífico", dijo Roldán, que también pidió que los bancos sean más transparentes a la hora de explicar las comisiones a sus clientes.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, fue la primera en secundar estas declaraciones, especialmente en lo relativo a la transparencia, pero matizó que sería preferible que se cobraran exclusivamente a cambio de servicios de gran valor añadido, porque si no, se convierten en algo "irritante" para los clientes.

Para Dancausa, las comisiones no justificadas, son "pan para hoy y hambre para mañana"