Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda de Argentina
Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda de Argentina - EFE

Argentina intenta frenar la depreciación del peso y sube por tercera vez en esta semana los tipos hasta el 40%

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) justifica estas medidas en «evitar comportamientos disruptivos en el mercado de cambios así como para garantizar el proceso de desinflación» y no descarta nuevas decisiones

EFE
Buenos AiresActualizado:

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) ha incrementado este viernes, por tercera vez en una semana, los tipos de interés, para dejarlos 675 puntos básicos arriba, al 40%, con el objetivo de frenar la fuerte depreciación del peso con respecto al dólar estadounidense.

El BCRA ha informado en un comunicado «la autoridad monetaria tomó estas decisiones con el objetivo de evitar comportamientos disruptivos en el mercado de cambios así como para garantizar el proceso de desinflación y está listo para actuar nuevamente si resultara necesario».

Es así que se ha resuelto aumentar la tasa de interés en 675 puntos básicos al 40%, y se amplía el ancho del corredor de tasas, por lo que las tasas a 7 días se ubicarán en el 47% para el pase activo y al 33% para el pasivo, mientras que los indicadores a un día se quedan en el 57 % para el activo y 28 % para el pasivo.

La nota difundida por el BCRA especifica que, además de la utilización de los tipos de interés, la institución continuará operando «con todas sus herramientas de intervención en el mercado de cambios».

Meta de inflación: 15%

De este modo, la autoridad monetaria ha insistido en que trabajará para alcanzar su meta de inflación del 15% en 2018, a pesar de que los precios avanzaron ya el primer trimestre del año un 6,7%, marcados principalmente por los fuertes aumentos dictados por el Gobierno en las tarifas de los servicios públicos.

En los últimos días, la fuerte depreciación del peso argentino respecto al dólar ha generado una gran incertidumbre en el país, cuya sociedad, tradicionalmente, ha sido muy dependiente de la moneda estadounidense.

La preocupación se ha elevado este jueves, cuando el peso se ha depreciado un 8,62% frente al dólar, lo que llevó al Banco Central a subir al poco de abrir los mercados y por segunda vez en una semana -tras el incremento del viernes anterior- la tasa de interés, al 33,25%.

Aunque el BCRA ha intervenido con fuerza en el mercado de divisas para tener bajo control la cotización, al vender cifras récord de dólares, el dólar se ubicó ayer a 23,30 pesos, una cifra que dista de los 18,65 con los que comenzó el cambio en 2018.

El Gobierno de Mauricio Macri ha insistido en llamar a la «tranquilidad» ante los movimientos del tipo de cambio que potenciaron esta escalada. No obstante, en medio de la controversia, la diputada oficialista Elisa «Lilita» Carrió -de gran influencia en el Ejecutivo- aseguró ayer que el dólar «ya va a bajar» y que los argentinos se tienen que «acostumbrar» a las fluctuaciones de divisas.

Menor reducción del déficit

El Gobierno argentino ha anunciado una reducción en su meta de déficit fiscal para este año del 3,2% al 2,7%, lo que asegura que le permitirá ahorrar 3.200 millones de dólares, tras la incertidumbre generada por la fuerte depreciación del peso respecto al dólar estadounidense en los últimos días.

En una rueda de prensa en la sede del Ministerio de Hacienda en Buenos Aires, el titular de esa cartera, Nicolás Dujovne, ha ratificado el rumbo de la política fiscal del Ejecutivo de Macri en un contexto en el que ha advertido que la tasa de interés ha subido en Estados Unidos y «las monedas emergentes se han depreciado».